Regístrate

Apuntes de Doha - Los acuerdos de Doha y el Mecanismo para un Desarrollo Limpio

 


El presente artículo forma parte de una serie especial, seleccionada por la Plataforma Finanzas Carbono, y orientada a analizar los avances de las negociaciones de la COP 18 en Doha. Puede acceder a más contenidos especiales sobre la COP 18 en Doha haciendo click AQUÍ.

 

 

Por Hernán Carlino
Especialista en Política Climática
Investigador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global – ITDT

 

Pese al número extraordinario de actividades de proyecto que están siendo presentadas para su registro –5240 actividades de proyecto ya registradas- bajo el Mecanismo para un Desarrollo Limpio y el enorme crecimiento habido en el portafolio de esos proyectos según se desprende de las estadísticas del Centro UNEP-RISO, en los últimos tiempos se contabilizaron numerosos artículos minusvalorando el mecanismo y señalando sus falencias o indicando que la vida del mecanismo tenía los días contados.

Se trata de una tendencia que destaca sobre todo las falencias en la implementación, pone el énfasis sobre problemas en la integridad del sistema, rechaza la naturaleza de algunos de los tipos de proyectos registrados, en particular los que reducen emisiones de gases industriales, o indica la escasez de resultados en relación con la contribución al desarrollo sostenible de estos proyectos.

Asimismo, el agudo deterioro de los precios de los títulos de crédito contribuyó a fortalecer un clima desfavorable en torno al Mecanismo para un Desarrollo Limpio, respecto de su utilidad y sus perspectivas de largo plazo.

El documento Una llamada a la Acción, producto del esfuerzo del Diálogo Político sobre el MDL, que se pusiera en marcha hace unos meses, y que comentáramos en una entrega anterior, agrega un examen cuidadoso de las dificultades y barreras que enfrenta el MDL, así como de sus aportaciones, y en particular se refiere a la necesidad de abordar urgentemente la crisis inmediata de la demanda.

Ciertamente, no ha sido posible dar en Doha una respuesta estructural a la cuestión de la demanda de reducciones certificadas de emisiones. Las limitaciones en la demanda que permanece dentro del sistema, la renuncia de otros países a ser parte en el segundo período de compromiso, algunas dudas de carácter político sobre la magnitud de las obligaciones de las obligaciones agregadas, se han combinado para mantener un bajísimo techo para la demanda. Al mismo tiempo algunas decisiones de política conducen a dejar a una cantidad de países propulsores y receptores de actividades de proyecto fuera de la posibilidad de ofrecer sus títulos de crédito originados en nuevos proyectos a partir del 2013.

Pese a este conjunto de circunstancias desfavorables, el MDL en particular consiguió mostrar su vitalidad y re-jerarquizar su valor instrumental, pese a las dificultades.

En efecto, debe anotarse que los países en desarrollo en conjunto pusieron como una condición necesaria para un resultado positivo en Doha, la continuidad del Protocolo de Kioto y la certeza jurídica de un segundo período de compromiso.

Asimismo, los países menos desarrollados destacaron en sus posiciones grupales y nacionales la importancia del mecanismo y la necesidad de asegurar una equilibrada participación regional. Los debates ministeriales también dejaron testimonio de la importancia que se le otorga al MDL como un instrumento de transformación por su contribución a un cambio de paradigma en dirección de sociedades bajas en emisiones.

También se destacaron la contribución actual al desarrollo sostenible de los nuevas actividades de proyecto, ya que se concretan en un marco de altísimas exigencias sobre su adicionalidad y de salvaguardas rigurosas respecto de su integridad. Además, como la mayor parte de los proyectos MDl que permitían ganancias de escala o aseguraban costos unitarios de reducción marginales ya han sido realizados, los proyectos remanentes son esencialmente proveedores de beneficios ambientales y tienen por ende una prima de desarrollo.

En esta dirección, la decisión adoptada en Doha en relación con el Mecanismo para un Desarrollo Limpio, reconoce la importancia de mecanismo y de su implementación durante el primer período de compromiso, al señalar que se han registrado más de 5200 actividades de proyecto en alrededor de 80 países; también se han registrado más de 50 programas de actividades en 27 países; se han expedido certificados de reducción de emisiones por encima de las mil millones de toneladas y los proyectos en el MDL han permitido concretar inversiones por aproximadamente 215 mil millones de dólares estadounidenses.

A este impresionante desempeño cuantitativo, partiendo prácticamente de cero, logrado en una década de operaciones,  debe agregársele el extraordinario impacto cultural por el cual la reducción de emisiones asociada a las actividades económicas se ha transformado en una práctica corriente en la mayor parte de los sectores económicos en los países en desarrollo.

Para continuar en esta dirección se hacen necesarias algunas reformas. La decisión adoptada en Doha, reclama a la  Junta Ejecutiva una mejora ulterior en la eficiencia, consistencia y transparencia del proceso de toma de decisiones. También toma nota del diálogo de políticas y de sus recomendaciones.

La decisión pone en marcha el proceso de la revisión de las modalidades y procedimientos para el Mecanismo para un Desarrollo Limpio, para lo cual establece pautas e indica actividades a cumplir. Se trata de una revisión mandada a la vez que necesaria para recoger la experiencia adquirida en estos años desde la fase de implementación temprana hasta aquí.

Más adelante la decisión adoptada se expide sobre diversas cuestiones vinculadas con la gobernanza así como recibe con beneplácito las actividades dirigidas a la mejora en los estándares para la demostración de adicionalidad así como al desarrollo de modalidades simplificadas con el mismo propósito. Promueve, asimismo, el trabajo ulterior sobre programas de actividades, la simplificación de metodologías, la reconsideración de la extensión del período de crédito, y resuelve sobre cuestiones vinculadas con la captura y almacenamiento geológico de carbono.

Entre otros temas, la decisión promueve la consideración de procesos mediante los cuales se facilita el registro de actividades de proyecto y la expedición de los títulos de crédito y finalmente pone énfasis en las cuestiones vinculadas a la búsqueda de un equilibrio regional en el desarrollo de actividades de proyecto en el MDL.

Comments are closed.