Regístrate

Las fases de REDD+

Durante las negociaciones internacionales se acordó que REDD+ se implementaría por etapas.

Fase 1: Preparación (también conocida como REDD+ Readiness) la cual hace referencia al desarrollo de estrategias nacionales o planes de acción, políticas y medidas y desarrollo de capacidades. En la etapa de preparación para REDD+, un país realiza los esfuerzos para prepararse para un mecanismo REDD+, con el apoyo de iniciativas multilaterales o bilaterales. Los elementos que están comprendidos dentro de esta etapa incluyen desarrollar:

Una Estrategia Nacional o Plan de Acción REDD+: La cual debe identificar y abordar las causas de deforestación y degradación de los bosques, asuntos sobre tenencia de tierras, gobernanza de los bosques y consideraciones de género, así como asegurar la participación plena y efectiva de actores relevantes entre ellos pueblos indígenas y comunidades que derivan su sustento de los bosques

Un Nivel Nacional de Referencia de Emisiones Forestales y/o un Nivel Nacional de Referencia Forestal: Este es una línea base de referencia, expresada en toneladas de CO2 equivalente/año, frente a la cual se evalúa el desempeño de un país respecto a la implementación de REDD+. Debe ser actualizado periódicamente y consistente con la información sobre emisiones y remociones forestales de GEI, reportada por los países en sus inventarios nacionales.

Un Sistema Nacional de Monitoreo Forestal: Este es un sistema utilizado para proveer datos e información, transparente y consistente a través del tiempo, que es útil para medir, reportar y verificar: emisiones forestales antropogénicas y remociones (captura de carbono), contenidos de carbono forestal y cambios en la superficie de bosque que resulten de la implementación de actividades REDD+. El sistema nacional de monitoreo forestal, debería incluir, un inventario forestal nacional, un sistema nacional de detección remota y un sistema nacional de inventario de gases de efecto invernadero.

Un Sistema de Información sobre Salvaguardas: Este debe proveer y reportar información sobre cómo los países abordan y respetan las siete salvaguardas establecidas por los Acuerdos de Cancún en la implementación de actividades REDD+. Estas incluyen el respeto al conocimiento y derechos de los pueblos indígenas y comunidades locales, la participación plena y efectiva de los interesados, estructuras de gobernanza forestal nacional transparentes y eficaces, la conservación de los bosques naturales y la diversidad biológica, así como la adopción de medidas para evitar la conversión de los bosques y el desplazamiento de emisiones.

 Fase 2: Implementación de las políticas y medidas, estrategias nacionales y planes para atacar las causas de la deforestación, la cual puede requerir mayor desarrollo y transferencia de capacidades y tecnología.

Fase 3: Actividades basadas en resultados demostrados mediante medición, reporte y verificación.

Las fases no tienen que ser secuenciales, y las Partes pueden elegir cuál de las fases es de su interés. La elección de una fase de inicio depende de las circunstancias nacionales, capacidades, y habilidades de cada Parte-país en vía de desarrollo así como al nivel de apoyo recibido a través de organismos multilaterales o bilaterales para el desarrollo de dichas actividades. El progreso de los países en vías de desarrollo en la implementación de REDD+ se da en un contexto de proveer apoyo adecuado y predecible durante todas las fases, acciones y actividades (Estrada et al., 2015).

Latinoamérica es probablemente la región del mundo que cuenta con los países más avanzados en la preparación a REDD+. Varios de ellos van a finalizar su fase de preparación en 2015 y algunos incluso ya empezaron la implementación efectiva de REDD+, tales como Brasil, Ecuador, México, Chile y Costa Rica (PNUD, 2015).