Regístrate
Inicio > Noticias > Preparan acciones en Guatemala para mitigar severa sequía prevista para 2016

Noticias

Preparan acciones en Guatemala para mitigar severa sequía prevista para 2016

Sectores que producen azúcar, café y hule, así como el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), consideran implementar programas de mitigación contra el impacto de la sequía, la cual prevén que sea severa como efecto del llamado fenómeno de El Niño.

Este evento trae como consecuencia que el otro año se espere, una vez más, como ocurrió en 2015, que la entrada del invierno se retrase y con ello se trastorne el ciclo productivo de los cultivos.

Sectores como el café, azúcar y hule trabajan en programas de mitigación, a los que se suman los del Maga con pequeños agricultores en cultivos de subsistencia.

Según estimaciones del presidente de la Cámara del Agro (Camagro), Nils Leporowsky, este pronóstico tendrá un impacto negativo en la agricultura del país, pues afectará principalmente a los cultivos de granos básicos, hule, banano y café.

Las pérdidas estimadas para el sector cafetalero durante la cosecha 2015-2016 son de 100 mil sacos de grano oro; se adiciona la pérdida de plantas cuyo valor varía entre Q8 y Q10 por unidad, tomando en cuenta el valor del vegetal, ahoyado, siembras e insumos.

En tanto que el sector del hule prevé una reducción del 7.3% sobre la meta de producción, que equivale a aproximadamente $10.5 millones en exportaciones.

La producción de azúcar es de las pocas que no fueron afectadas por la canícula prolongada de este 2015, pues las siembras de caña no necesitan más que un par de lluvias al mes para continuar con su crecimiento, según Alex Guerra, director del Instituto Privado del Cambio Climático (IPCC). No obstante, reconoció que hubo necesidad de implementar sistemas de riego ante la escasa actividad lluviosa.

RIEGO COMO OPCIÓN
Para hacer frente al impacto de la falta de lluvias en 2016, el sector azucarero implementará sistemas de riego como medida a corto plazo. Se considera, además, el uso coordinado del agua en plantaciones y restricciones de riego, puntualizó Guerra.

En el caso del café, en Antigua Guatemala se hará uso de estos sistemas por ser un lugar considerado de lluvias dispersas, según Francisco Anzueto, coordinador del Centro de Investigación de Anacafé, quien agregó que las pérdidas previstas no son significativas, pues el cultivo se basa en el sistema de cafetos de sombra.

En el caso del hule, los bosques no responden a técnicas de riego. De momento se aprovecha al máximo la producción, y para ello se utilizan las lluvias a fin de reducir el impacto de pérdidas el próximo año.

Estuardo Castro, vicepresidente de la Comisión de Vegetales de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), considera que aquellos productores que aún no implementan sistemas de riego en sus cultivos, deberán desembolsar un promedio de Q2 mil a Q75 mil para su instalación. Otra de las alternativas que propone es la utilización de sistemas de captación o cosecha de agua para parcelas pequeñas, cuyo costo oscila entre Q10 mil a Q20 mil.

Lo más caro es el costo de operación de los sistemas por el uso de energía eléctrica.

“Con riego podríamos solucionar muchos problemas en el área rural, extender los ciclos de producción que nos permitan producir todo el año, mejorar la productividad por los rendimientos, hacer planes de diversificación agrícola a productos nuevos con alta demanda en los mercados internacionales” afirmo Castro. Según estimaciones de la Cámara del Agro, implementar sistemas de riego en plantaciones tiene un costo de Q15 mil por manzana.

AGRICULTURA DE SUBSISTENCIA
Para el caso de los pequeños agricultores, cuyos cultivos son en su mayoría de subsistencia, el Maga promueve un programa piloto de reservorios y sistemas de riego en los departamentos de El Progreso, Chiquimula y Zacapa.

José García, encargado de la Dirección de Coordinación Regional y Extensión Rural del Maga, explicó que el proyecto de riego consiste en una cortina de ferrocemento con capacidad de llenado de hasta 400 metros cúbicos de agua, que dan cobertura a seis manzanas. El objetivo, es captar la mayor cantidad de lluvia posible y conducirla en tuberías hacia los campos de cultivo. El costo es de Q200 mil y tiene una vida útil de 20 años.

En el caso de los reservorios, la construcción por unidad tiene un costo de Q11,304 y capacidad para almacenar 20 mil litros de agua, suficientes para abastecer a una familia durante tres meses. Hasta hoy se han construido un total de 460 con una inversión de Q5.2 millones.

Planificación
Acciones preventivas

Entre las acciones para minimizar el impacto de un invierno tardío, el Maga prevé para 2016 una partida presupuestaria de Q45.9 millones. Sebastián Marcucci, titular de la cartera, explicó que de ese monto se destinarían Q38.1 millones para alimentos, Q7.2 millones para reservorios y captadores de lluvia y Q631,800 para estudios de incorporación de riegos en áreas afectadas.
A criterio del presidente de la Cámara del Agro, seguir repartiendo bolsas y alimentos no es la solución al problema. Recomienda reconocer el impacto del fenómeno El Niño en la economía y producción de alimentos. Además de promover soluciones de largo plazo, como el plan de acción de la política de riego y el incentivo en investigación y desarrollo de tecnología agrícola, que facilite el acceso y uso de nuevas variedades resistentes a los efectos de la sequía.
Según Estuardo Castro, de Agexport, lo que hace falta para mitigar los efectos de la sequía, es apoyo a la infraestructura de riego por parte de las entidades gubernamentales responsables del tema agrario, y así implementar programas de inversión pública para beneficio de comunidades aprovechando los recursos de organismos internacionales que están dispuestos a financiar proyectos productivos en conjunto con el Gobierno.

Faltó agua en el invierno
En 2015, según datos del Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), la época lluviosa estuvo fuertemente influida por el fenómeno de El Niño y sus efectos colaterales, como se prevé que ocurra en 2016.
La lluvia este año se considera que cayó de forma totalmente deficitaria: en la zona oriental del Corredor Seco no llovió hasta por 30 o 40 días y los mayores déficits se registraron en Jalapa, El Progreso, Zacapa y Baja Verapaz. A partir de mayo las temperaturas estuvieron en 2 a 3 grados centígrados por encima del promedio histórico.

Puede acceder a la noticia completa aquí: http://www.s21.com.gt/pulso/2015/10/19/preparan-acciones-para-mitigar-severa-sequia-prevista-para-2016

(...)

Información sobre la noticia