Inicio > Noticias > Pagos por Servicios Ambientales: Conceptualmente erróneo, datos insuficientes, caro, e inadecuado en gran parte del mundo en desarrollo

Noticias

Pagos por Servicios Ambientales: Conceptualmente erróneo, datos insuficientes, caro, e inadecuado en gran parte del mundo en desarrollo

Pagos por Servicios Ambientales: Conceptualmente erróneo, datos insuficientes, caro, e inadecuado en gran parte del mundo en desarrollo

 

Nigel Asquith

Por Nigel Asquith (nigelasquith@naturabolivia.org)

Los pagos por servicios ambientales (PSA) es una teoría de maravilla. Sin embargo, experiencias alrededor del mundo, sugieren que los PSA pueden ser una estrategia inadecuada en muchos países, y que pueden conducir a los practicantes a una serie de conceptos financieros y teóricos sin aplicabilidad.

Los PSA – al igual que todas las herramientas basadas en incentivos para la conservación – parten del principio general de que quien se beneficia de un servicio ambiental debe contribuir a proteger el medio ambiente de donde este proviene. Los teóricos de los PSA, sin embargo, hacen la afirmación ilógica de que con el fin de garantizar esa protección, los usuarios deben cuantificar el valor de los servicios prestados y el costo de su provisión.

Con el fin de pagar por un servicio, el argumento continúa; uno debe conocer exactamente lo que se está prestando. Por ejemplo, cuando mi coche está siendo reparado, yo puedo ver como se cambian los 3 litros de aceite y se sustituyen las 8 pastillas de freno viejas por unas nuevas, y una vez que he comprobado que el servicio se ha llevado a cabo, pago por el mismo.

Pero, ¿cuántos litros menos de agua vendrán luego de que una hectárea de bosque es deforestado en la cuenca alta?

A pesar de las afirmaciones de que “la cuantificación” es indispensable para los PSA, tal precisión es generalmente imposible (tal vez con la excepción del carbono), es siempre costosa, y en la mayoría de los casos, irrelevante e inadecuada para los contextos locales y la política.

A diferencia de cuando tengo que pagar para el servicio de mi auto, no tengo toda la información / conocimientos científicos disponibles para calcular la probabilidad y el costo de un accidente automovilístico durante el año. Así que en lugar de comprar un servicio, puedo proteger a mi auto con un seguro, por si algo malo le pasa. 

Una vez que pago mi prima, no necesariamente debo realizar pruebas para evaluar la probabilidad de que el hijo adolescente de mi vecino se choque contra mi auto, y no debo necesariamente modelar (con datos deficientes), la probabilidad de que el cambio climático incida en la caída de más árboles sobre mi calle, y no necesariamente debo calcular con precisión el costo de que me roben la radio, todo con el fin de calcular cuánto estoy dispuesto a pagar por el “servicio” de tener mi auto protegido contra este tipo de eventualidades.

Simplemente pago mi prima de seguro, y estoy listo para salir. Y si nada malo ocurre – ejemplo que no requiera del seguro -, soy un hombre feliz.

En Bolivia, nuestro versión de trabajo basado en incentivos para la conservación funcionan de una manera similar. Los Acuerdos Recíprocos para el Agua (ARA) -iniciados como prueba piloto en Bolivia y replicados en Colombia, Ecuador y Perú-no necesitan estudios intensivos o análisis. Más bien, utilizan el principio de precaución para que los usuarios de agua locales creen una institucionalidad que ayude a los propietarios de tierras en la cuenca alta a beneficiarse de proyectos de desarrollo alternativos, tales como la producción de miel, a cambio de un compromiso formal para proteger la cuenca. De esa manera, los usuarios aguas abajo, voluntariamente deciden realizar un aporte en sus facturas por el servicio de agua hasta en un 15%, con el fin de asegurar-a través de la protección del bosque en la cuenca alta-que el flujo de agua se mantenga, aun en la temporada seca. 

 

Basado en más de 20 esquemas de ARA exitosos, parece que los PSA no son el mejor tipo de incentivo para la conservación de los Andes. Por lo tanto, podría ser una buena idea para los donantes el reducir sus costosas inversiones en estudios de PSA, investigaciones y diagnósticos, e invertir más fondos en la creación de programas de seguros de pequeña escala, tales como los ARA, que pueden alcanzar la conservación y el desarrollo de una manera rápida y barata. 

(...)

Informaciones de la Noticia

  • Fuente: Grupo Katoomba
  • Lengua Original de la Noticia: Español
  • Fecha Original de Publicación: Junio 13 2012