Regístrate
Inicio > Noticias > La capacidad de los bosques para almacenar carbono a nivel global está en riesgo

Noticias

La capacidad de los bosques para almacenar carbono a nivel global está en riesgo

Los bosques tropicales y subtropicales a nivel mundial absorben anualmente de la atmósfera 120 billones de toneladas de carbono, almacenándolas en el suelo y en la biomasa; de esos bosques que actúan como reservorios de carbono, uno de los más importantes son los ubicados en la cuenca amazónica. Lamentablemente, mucha de esa absorción es  sobrepasada por las emisiones derivadas de la deforestación y degradación.

Los científicos ahora se preguntan si mantener o mejorar la biodiversidad de los bosques también aumentaría su capacidad a largo plazo de retener carbono. La relación todavía es incierta,  declara Clinton Jenkins del Institute for Ecological Research in São Paulo,Brasil, ya que según él, existen muchos ecosistemas que acumulan abundante carbono pero que no son muy diversos. La pregunta se vuelve aun más compleja cuando según un artículo publicado en Nature, solo 1% de las especies arbóreas -denominadas “hiperdominantes” por los autores- serían responsables del 50% de la acumulación de carbono y productividad de los bosques amazónicos objeto de estudio. Sin embargo, cómo se comportarán estas especies en condiciones futuras, es aun desconocido.

En esto radica la importancia de mantener la biodiversidad de los bosques, ya que podrían existir especies raras que son importantes para la resiliencia del ecosistema a largo plazo frente a un clima cambiante. Mientras que los bosques más resilientes seguirían desarrollándose y capturando carbono, los menos resilientes se comportarían como fuentes de CO2, agravando el problema del cambio climático. Qué tan rápido se pueden recuperar los bosques luego de eventos climáticos extremos y cómo variará su composición después de estos es una pregunta que se hacen los científicos ahora.

Para sumar complejidad al asunto, un estudio de Nature de Marzo del 2015, basado en estudios de 30 años en 321 parcelas, encontró una tendencia decreciente en la acumulación de carbono en los bosques de la Amazonía. Esto es una consecuencia de la estabilización del crecimiento del bosque y un aumento de mortalidad de la biomasa. Como resultado, la década pasada la biomasa aérea disminuyó un tercio en comparación a los niveles de 1990. Las causas de esto serían los eventos extremos como altas temperaturas y las sequías que se presentaron en la región, especialmente aquella sequía que ocurrió en 2005.

Estos estudios son muy importantes para desarrollar modelos de cambio climático, porque permiten determinar cuándo un determinado bosque deja de ser un reservorio de carbono para convertirse en una fuente de emisiones, alterando así el balance de carbono a nivel global.Mientras que aun no se puede afirmar cómo responderán los bosques frente al cambio climático, se ha encontrado evidencias de que un aumento en los niveles de CO2 causa un incremento en la tasa de crecimiento; mientras que las sequías originan una disminución en el almacenamiento de biomasa y hace a los bosques más propensos a ser consumidos por los incendios. De la misma manera, un estudio de Hilker et al. encontró que la disminución de la precipitación en la Amazonía causó una menor producción de hojas en los árboles, afectando por lo tanto su capacidad de almacenar carbono.

Aunque las relaciones entre el cambio climático y los bosques son altamente complejas y varían en función a la localización, sí es posible decir con cierto grado de certeza que lo mejor es mantener la biodiversidad de los bosques en sus niveles más altos posibles, ya que esta provee de resiliencia a estos ecosistemas y reduce su mortalidad. A mayor diversidad específica en un bosque, mayores las chances de encontrar especies que puedan resistir temperaturas más altas, o sequías más frecuentes.

Artículo adaptado de Julian Smith, aparecido mongabay.com

(...)

Información sobre la noticia

  • Fuente: Mongabay
  • Language: Inglés
  • Original Date: 30/06/2015