Regístrate
Inicio > Noticias > Cambio climático y seguro agrícola

Noticias

Cambio climático y seguro agrícola

La idea central de esta iniciativa es que los productores tengan una cobertura integral por diferentes riesgos agropecuarios como poseen los países que planifican y diagraman pensando en el largo plazo.

El calentamiento global es la elevación de las temperaturas debido a las emisiones de gases de efectos invernadero. Aumentos de lluvias en Centro y Norte del país, incremento de la duración y frecuencia de sequías en el centro y norte del país, incremento de la duración y frecuencia de sequías en el Oeste y el Sur, multiplicación de eventos climáticos extremos e incrementos en las enfermedades de los cultivos de granos.
Estos son algunos de los efectos que ya se están haciendo sentir en la Argentina y que podrían repetirse con intensidad creciente en los próximos años o décadas, según el nuevo informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático que se presentó en Yokohama, Japón, según lo relata la especialista Nora Bar. 
Estos eventos vienen provocando incrementos de costos y grandes pérdidas en diferentes sectores. En especial, el sector agrario, el cual desempeña un papel fundamental en la economía del país. 
Por el cambio climático según el nuevo informe, habrá más inundaciones y sequías por lo cual es urgente implementar políticas de estado para cubrir los riesgos climáticos para todas las actividades agropecuarias y agroindustriales.
La idea central de esta iniciativa es que los productores tengan una cobertura integral por diferentes riesgos agropecuarios como poseen los países que planifican y diagraman pensando en el largo plazo. 
No le sirve al productor tener un Estado y una dirigencia que sigue actuando como bombero ante cada evento climático.
Una política que proteja al productor y la agroindustria, la más importante y eficiente del país, debería diseñarse a través de dos instrumentos principales que ya se usan en todo el mundo.    
No hay que inventar el agujero al mate. 
1. Política para incentivar el mayor uso de los seguros agropecuarios por medio de subsidio a la prima, para poder aumentar la cobertura del área sembrada al bajar el costo de la prima del seguro. De esa manera se iría cambiando la vocación aseguradora de los productores y proveedores de insumos, que son los directos damnificados. Dicho aumento se daría en las zonas extrapampeanas más pobres y en los productores más chicos. 
2. Política para crear y administrar un Fondo Nacional Permanente por ley para atender todos los daños de los bienes no asegurables, fondo que atendería exclusivamente a los productores que tengan asegurados sus bienes asegurables. 
La idea es que deben tener premio quienes tienen vocación aseguradora, para ir generalizando un sistema público-privado que debe ser solidario, pero no obligatorio para que existan competencias entre las empresas aseguradoras.
Los países con producciones agrícolas importantes, desarrollados y no desarrollados, aplican este tipo de políticas activas. 
En EEUU ya tienen coberturas que aseguran los ingresos proyectados del productor. Esto lo pudieron hacer porque hace años vienen trabajando por medio de una acción pública-privada en políticas que atienden los riesgos agrícolas. La nueva ley agrícola sancionada recientemente eliminó todo otros incentivo al sector agropecuario y dispuso exclusivamente mayores subsidios a la prima de los diferentes seguros que tienen por estados, zonas productivas y por productores. 
La dirigencia agropecuaria tiene la responsabilidad de poner urgentemente este tema como una de las políticas de estado para el agro en la agenda nacional.

Noticia completa aquí: http://www.ellitoral.com.ar/373439/Cambio-climatico–y-seguro-agricola

(...)

Información sobre la noticia