Regístrate
Inicio > Anuncios > Trascendente acuerdo entre China y Estados Unidos para combatir el cambio climático

Anuncios

Trascendente acuerdo entre China y Estados Unidos para combatir el cambio climático

Este compromiso dará un impulso extraordinario a las negociaciones internacionales en cambio climático Ver más

Por Hernán Carlino, Fundación Torcuato Di Tella

Este compromiso de las dos mayores potencias mundiales dará un impulso extraordinario a las negociaciones internacionales en cambio climático que están en curso y permitirá elevar la ambición en materia de objetivos de mitigación así como facilitará la elaboración de los textos que definan los presupuestos de la negociación.

El anuncio conjunto del acuerdo en materia de cambio climático alcanzado entre China y los Estados Unidos, después de varios meses de conversaciones reservadas entre ambos países, que fuera difundido en Beijing hace unas horas, constituye un avance extraordinario con miras a un acuerdo climático en París en el 2015, que incluya y se aplique a todos los países.

Estados Unidos y China se asocian así para enfrentar el desafío del cambio climático, delineando un ambicioso plan para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero en lo que, además, parece ser un mensaje al resto de las naciones para que pongan en marcha o expandan sus esfuerzos nacionales de reducción de emisiones.

El acuerdo, que a primera vista puede valorarse como histórico, anunciado conjuntamente por el Presidente Obama y el President Xi Jinping, comprende  nuevas metas para las reducciones de emisiones de carbono para los Estados Unidos y, por primera vez, un compromiso de China para evitar que las emisiones sigan creciendo más allá de 2030.

Como parte del acuerdo, el Sr. Obama anunció que los Estados Unidos emitirán entre un 26 y un 28 por ciento menos de carbono en el 2025 con referencia a una línea de base establecida en el 2005, aproximadamente el doble de las reducciones que lo que anteriormente había previsto entre el 2005 y el 2020.  Este proceso le permitirá lograr en el tiempo reducciones de emisiones de que alcanzarán  a toda la economía  en el orden de un 80 por ciento para el 2050.

El compromiso chino de alcanzar un punto de inflexión en sus emisiones en el 2030 o incluso antes -anunciado en Beijing- es aún más exigente, pues para alcanzar esa meta, Mr. Xi prometió que las energías de fuentes renovables, entre ellas la solar y la eólica, representarán en 2030 el 20 por ciento de la producción total de energía de China.

La importancia de los anuncios no se agota por su impacto en los acuerdos en el marco de la negociación internacional en cambio climático aunque sean ciertamente claves en ese ámbito.

Las dos mayores economías del mundo han indicado al anunciar su acuerdo que las reglas de juego de la economía mundial han cambiado dramáticamente y, que a partir de ahora, el estándar a aplicar y el rasero con que se medirá la eficiencia económica incorporan de manera definitiva la eficiencia ambiental, y las economías bajas en emisiones serán la norma y no una aspiración lejana.