Regístrate
Inicio > Anuncios > Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático

Anuncios

Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático

El 5to Informe de Evaluación del IPCC está siendo puesto a disposición del público en 4 partes, entre septiembre de 2013 y noviembre de 2014 Ver más

El informe más actualizado, completo y sustantivo del saber científico en materia de cambio climático, cuyo primer reporte comenzó a difundirse en estos últimos días, presenta, por cierto, conclusiones categóricas: el cambio climático no se ha detenido y el hombre es su principal responsable.  

Los hallazgos del primero de los reportes, difundido el 27 de septiembre pasado, empiezan por delinear con la mayor nitidez los escenarios futuros, en particular como podría cambiar el ambiente físico durante este siglo bajo un rango de diferentes escenarios de emisiones de gases de efecto invernadero.

El futuro depende de la acción climática que se despliegue para frenar las emisiones como consecuencia de la cooperación internacional y los esfuerzos nacionales: sin embargo, cuanto menos cambien las políticas actuales, mayores serán los impactos para la sociedad, los ecosistemas y las actividades económicas.

 

Al inicio de la madrugada del viernes 27 de septiembre de 2013, justo pasadas las cinco de la mañana de ese día, los representantes de los gobiernos que integran el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por su sigla en inglés)  aprobaron el Resumen para Hacedores de Política[1] del primero de los reportes, el del Grupo de Trabajo I, la Base de las Ciencias Físicas, dedicado a la ciencia del cambio climático, del Quinto Informe de Evaluación del IPCC. El reporte completo fue liberado para su difusión el 30 de septiembre.[2]

Este Quinto Informe de Evaluación (conocido como AR5) está siendo puesto a disposición del público en cuatro partes, entre septiembre de 2013 y noviembre de 2014. Se espera que ésta sea la más completa evaluación del conocimiento científico existente sobre el cambio climático, sus impactos, la adaptación y la mitigación,  desde el 2007, cuando fuera difundido el anterior reporte, el denominado Cuarto Informe de Evaluación del IPCC.

El Grupo de Trabajo I (GTI) sobre la base científica es uno de los tres grupos de trabajo que contribuyeron al Quinto Reporte de Evaluación (AR5). El GTII evalúa los “impactos, adaptación y vulnerabilidad”, mientras que el GTIII evalúa las “opciones para mitigar el cambio climático“. Estos últimos dos reportes serán difundidos en el 2014 .

Según anunciara Cristiana Figueres, la Secretaria Ejecutiva de la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, este reporte “demuestra que hay más claridad sobre el cambio climático provocado por el hombre que en ningún momento anterior. Sabemos que el esfuerzo total para limitar el calentamiento global no alcanza a lo que es necesario para cambiar la tendencia de la curva de emisiones. Para conducir a la humanidad fuera de la zona de alto peligro, los gobiernos deben escalar la acción climática inmediata y construir un acuerdo en el 2015 que ayude a expandir y acelerar la respuesta global.”[3]

En efecto, los gobiernos han acordado limitar el aumento de la temperatura global a dos grados Celsius con objeto de evitar los peores impactos del cambio climático. Lo han acordado en el ámbito de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, donde asimismo han coincidido en evaluar la adecuación de este límite y el progreso que se va dando en el logro de esta meta, usando para ello la mejor ciencia disponible, en particular la que surge de este nuevo reporte del IPCC. La revisión acordada sobre estos progresos y el propio límite concluirá en París, en el año 2015, en conjunción con la conclusión de las negociaciones sobre un acuerdo climático de alcance global y a largo plazo.

Una de las principales conclusiones que pueden extraerse del informe del panel de expertos del IPCC es, posiblemente, que la oportunidad –la denominada ventana- para limitar el aumento de la temperatura a dos grados centígrados se está cerrando muy rápidamente y eso debe orientar la acción concertada de la comunidad internacional.

Debe notarse, además, que, como ya lo señaláramos en una nota anterior, este año, por primera vez en la historia humana, la concentración atmosférica de CO2 superó las 400ppm, un umbral que se suponía no debía cruzarse.

Mientras tanto las emisiones de gases de efecto invernadero continúan creciendo, a pesar de las fluctuaciones de la economía mundial y algunos esfuerzos que se están haciendo para reducirlas.

Así, entre las principales declaraciones del Resumen para Tomadores de Decisión, que sintetiza los hallazgos claves de este reporte, se afirma que el calentamiento del sistema climático es inequívoco, y que, desde los años 50, los cambios que se están observando no tiene precedentes en unos rangos temporales que van de décadas a milenios.

La atmósfera y los océanos han aumentado su temperatura, la nieve y el hielo depositados han disminuido, el nivel del mar se ha elevado, y, como mencionábamos, las concentraciones de gases de efecto invernadero se han incrementado.

Más específicamente, las actividades humanas, en particular, las que causan emisiones de dióxido de carbono, están causando un aumento sostenido de las temperaturas globales. Aunque se registra una reciente desaceleración en la tasa de crecimiento, que podría deberse a un número de factores naturales, el paisaje global es el que corresponde a un calentamiento sostenido.

Aún en el caso que las emisiones fueran hoy completamente detenidas, las temperaturas seguirían siendo elevadas en los próximos siglos debido a los impactos de los gases de efecto invernadero que están ya presentes en la atmósfera como resultado de las emisiones pasadas.

Asimismo, el informe también sostiene que "limitar el cambio climático requerirá reducciones sustanciales y sostenidas de las emisiones de gases de efecto invernadero."

Una de las conclusiones cruciales de este informe es que se ha detectado influencia humana en el calentamiento de la atmósfera y los océanos, en los cambios en el ciclo global del agua, e las reducciones en las nieves permanentes y en los hielos, en el aumento del nivel medio global de los mares así como en los cambios en algunos extremos climáticos. Más aún, la evidencia respecto de la influencia humana ha crecido desde el AR4 ha  aumentado y es extremadamente posible (evidencia superior al 95%) que esa influencia humana sea la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo 20.

Aunque el reporte tiene una enorme abundancia de información relevante, uno de sus aspectos claves es que permite discurrir sobre que significan sus conclusiones para el futuro del hombre y de la vida en la tierra. El reporte utiliza cuatro nuevos conjuntos de escenarios de concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero, para afirmar que “se proyecta que el cambio de la temperatura media global hacia el fin del siglo 21 probablemente excederá 1.5ºC de temperatura relativa a 1850 a 1900 en todos los escenarios menos el más bajo considerado, y probablemente excederá los 2ºC para los dos escenarios más altos.” El umbral de los 2ºC se considera la línea divisoria entre un calentamiento que sea apenas tolerable y uno que es peligroso.

En esta misma dirección, y por primera vez, el IPCC ha establecido lo que se denomina con frecuencia un presupuesto de carbono. Para tener una probabilidad equivalente a dos tercios de mantener el calentamiento global por debajo de 2ºC, el reporte afirma que “requerirá  que las emisiones acumulativas de CO2 de todas las fuentes antropogénicas se mantengan entre 0 y aproximadamente 1,000 GtC”.[4]

Como el mundo había generado ya algo más de la mitad de esa cantidad (531 GtC) hacia el  2011, a las tasas corrientes de emisiones de gases de efecto invernadero (en un escenario “business as usual” sin nuevas políticas climáticas), el resto del presupuesto de carbono se habrá consumido incluso antes del 2040.  Esta es pues la magnitud del desafío para la comunidad internacional.




[3] Traducción de los autores.

[4] "Limiting the warming caused by anthropogenic CO2 emissions alone with a probability of >33%, >50%, and >66% to less than 2 degrees C since the period 1861-1880, will require cumulative CO2 emissions from all anthropogenic sources to stay between 0 and about 1560 GtC, 0 and about 1210 GtC, and 0 and about 1000 GtC since that period respectively. These upper amounts are reduced to about 880 GtC, 840 GtC, and 800 GtC respectively, when accounting for non-CO2 forcings as in RCP2.6. An amount of 531 [446 to 616] GtC, was already emitted by 2011."