Regístrate
Inicio > Anuncios > Las sesiones preparatorias de mayo de 2017 en Bonn para hacer operativo el Acuerdo de París: entre progresos incrementales y desasosiegos

Anuncios

Las sesiones preparatorias de mayo de 2017 en Bonn para hacer operativo el Acuerdo de París: entre progresos incrementales y desasosiegos

La Conferencia, realizada entre el 8 y el 18 de mayo en Bonn, estuvo mayormente dedicada a hacer operativo el Acuerdo de París Ver más

SESIONES DE NEGOCIACIÓN CLIMAÁTICA INTERNACIONAL DE MAYO DE 2017 EN BONN, ALEMANIA

Por Hernán Carlino

Especialista en Política Climática. Coordinador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - FTDT

La decisión anunciada por el Presidente de los Estados Unidos el 1 de junio último, desde el Jardín de las Rosas, afirmando que “los Estados Unidos se retirará del Acuerdo de Paris”[i] hace necesario echar una mirada retrospectiva sobre los avances logrados en las sesiones de los órganos subsidiarios que se llevaron a cabo en Bonn, Alemania, entre el 8 y el 18 de mayo pasados.

El objetivo central de las sesiones era avanzar en el trabajo destinado a definir reglas y mecanismos para hacer operativo el Acuerdo de París (AP) mediante discusiones técnicas que se realizaron en el ámbito de los tres órganos subsidiarios. Aunque se registraron progresos en las labores, una parte considerable del trabajo queda aún por hacer durante la próxima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que será la vigésimo tercera conferencia de las partes (COP 23), a realizarse también en Bonn, entre el 6 y el 17 de noviembre, bajo la presidencia de Fiyi.

Debe recordarse que durante la vigésimo segunda Conferencia de las Partes de la Convención (COP 22) que se realizara en Marrakech, Marruecos, en noviembre de 2016, se había ya establecido como fecha límite para la adopción de las reglas de juego del Acuerdo de París el año 2018. Esas reglas deben establecer cómo hacer operativo el Acuerdo de París, por lo que deben ser suficientemente equilibradas y sólidas para poder perdurar durante las próximas décadas.

Con ese horizonte, el trabajo técnico en estas sesiones debía concentrar los esfuerzos de los países, en particular, el que se lleva a cabo en el Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París (APA), si bien los otros dos órganos subsidiarios también dedicaron una parte de sus esfuerzos a contribuir a construir las modalidades para el régimen post-2020.

La reunión de Bonn incluía, pues, paralelamente las cuadragésimo sextas sesiones del Órgano Subsidiario de Ejecución (SBI 46) y del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (SBSTA 46), los órganos permanentes bajo la Convención, y, también, el desarrollo de la tercera parte de la primera sesión del Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París (APA 1-3).

Aunque la Conferencia de las Partes de Marrakech, a fines de 2016, había dado claridad al programa de trabajo sobre el Acuerdo de París, la atmósfera de estas sesiones quedó marcada por la tensión respecto de la posición que eventualmente adoptaría la administración Trump en relación con el Acuerdo de París y la preocupación por las implicaciones de una eventual decisión de ‘salirse’ de inmediato del Acuerdo, aunque esa posibilidad no estuviera contemplada en el articulado del AP.  Mas aún, hacían sentido esas preocupaciones, si la decisión en ciernes hubiera de estar acompañada de la posibilidad de drásticos cambios en la orientación de la política climática de los Estados Unidos.

De modo que los progresos logrados en la reunión de los órganos subsidiarios celebrada en mayo, tal vez no tantos como algunas Partes más optimistas esperaban, quedaron algo empequeñecidos por el contexto en el que se produjeron, un contexto en el cual se combinaban la expectativa de corto plazo sobre el eventual anuncio de una decisión estadounidense -que finalmente no se produjo durante las sesiones sino unos días más tarde- y la incerteza sobre la robustez del Acuerdo en el mas largo plazo. Esa incerteza estaría asociada con la propia decisión, pues implica al menos una participación distinta en la coalición de países que había dado impulso y gestado el consenso para adoptar el AP y luego para su rápida ratificación.

En este sentido, conviene recordar las afirmaciones del Sr. Todd Stern, Enviado Especial para Cambio Climático, Departamento de Estado de los Estados Unidos (2009-2016), que sostuvo que “el equipo de los Estados Unidos negoció cuidadosamente la estructura del Acuerdo de París de modo que depende de cada país determinar nacionalmente su propio programa climático—nadie puede ser forzado a una acción con la cual no esté confortable.”[ii][iii]

Aún mas, Stern agregó que aunque el Acuerdo estuvo concebido para propulsar la ambición en la mitigación lo hace de una manera no-intrusiva, que permite que cada país establezca su propio camino.

De modo que en Bonn se exploraron las modalidades para hacer que esa arquitectura tan cuidadosamente planeada y equilibrada, en el texto del Acuerdo, se traduzca en unas reglas de juego que hagan posible que la flexibilidad que el AP tiene, sea entendida como un medio para estimular la ambición en la acción y no para evitar hacer.

Como se mencionara antes, durante las sesiones del Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París (APA 1-3) prosiguieron las labores sobre los elementos del programa de trabajo del Acuerdo de París, conforme el mandato del grupo que es el de completar las tareas encomendadas para el 2018. En este grupo se trataron temas claves para la implementación del Acuerdo de París, tanto en lo que concierne a la mitigación como a la adaptación, así como en lo que concierne a asegurar la transparencia reforzada para la acción y también respecto del apoyo para la acción.

En otros espacios analizamos con mayor detalle los avances específicos en la multiplicidad de cuestiones complejas que el texto del Acuerdo de París aborda y regula, aunque vale destacar aquí que otras dimensiones del Acuerdo, especialmente en lo que concierne al impulso para la implementación también registraron progresos en estas sesiones.

Así se produjo la primera reunión del Comité de París sobre Construcción de Capacidades, para apoyar la acción pre-2020, se realizaron los Encuentros Técnicos Expertos (TEM) sobre mitigación y adaptación, y hubo importantes reuniones con el propósito de analizar el involucramiento de actores relevantes que no son parte del Acuerdo de París.

 

Nota: La noción de "progreso incremental" a la que hacemos referencia en el título de esta nota fue enunciada en el resumen (SB46 Final) de la Conferencia Climática de Bonn, elaborado por el Earth Negotiations Bulletin  y datado el 22 de mayo de 2017.

[i] Traducción del autor sobre la base del “Statement by President Trump on the Paris Climate Accord”, The White House, Office of the Press Secretary, 1 de junio de 2017.

[ii] Traducción del autor.

[iii] Stern, S. (6 de marzo de 2017). Mr. Trump’s climate decision.Planet Policy. Brookings.Ver en: https://www.brookings.edu/blog/planetpolicy/2017/03/06/mr-trumps-climate-decision