Regístrate
Inicio > Anuncios > La encíclica papal Laudato Si’, sobre el cuidado de la casa común, llama a enfrentar el cambio climático, uno de los principales desafíos actuales para la humanidad

Anuncios

La encíclica papal Laudato Si’, sobre el cuidado de la casa común, llama a enfrentar el cambio climático, uno de los principales desafíos actuales para la humanidad


Ver más

Por Hernán Carlino

Especialista en Política Climática. Coordinador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - FTDT

Hoy fue difundida por la Santa Sede la Carta encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco, que llama a atender el “desafío urgente de proteger nuestra casa común ...[que] … incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar.”

La encíclica está atravesada enteramente por algunos ejes, entre ellos “la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta, la convicción de que en el mundo todo está conectado, la crítica al nuevo paradigma y a las formas de poder que derivan de la tecnología, la invitación a buscar otros modos de entender la economía y el progreso, el valor propio de cada criatura, el sentido humano de la ecología, la necesidad de debates sinceros y honestos, la grave responsabilidad de la política internacional y local, la cultura del descarte y la propuesta de un nuevo estilo de vida”; esos ejes se vinculan tanto con cuestiones éticas, como con los asuntos de la gobernanza global, en especial, de los bienes públicos globales, los paradigmas dominantes en materia de producción y consumo, y las modalidades de despliegue de la economía globalizada.

Al examinar la cuestión del cambio climático, la Carta encíclica sostiene que “El clima es un bien común, de todos y para todos. A nivel global, es un sistema complejo relacionado con muchas condiciones esenciales para la vida humana. Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático.”  Asimismo, destaca que “El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. Los peores impactos probablemente recaerán en las próximas décadas sobre los países en desarrollo”.

Luego, en Laudato Si’ el Papa Francisco subraya que “La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan”.

En esta línea, al tomar en cuenta la equidad  intergeneracional, la encíclica pone énfasis en que “Ya no puede hablarse de desarrollo sostenible sin una solidaridad intergeneracional. Cuando pensamos en la situación en que se deja el planeta a las generaciones futuras, entramos en otra lógica, la del don gratuito que recibimos y comunicamos. Si la tierra nos es donada, ya no podemos pensar sólo desde un criterio utilitarista de eficiencia y productividad para el beneficio individual. No estamos hablando de una actitud opcional, sino de una cuestión básica de justicia, ya que la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán”.

Al advertir la necesidad de un cambio de rumbo y de poner en marcha acciones, las líneas de orientación expuestas jerarquizan los grandes caminos de diálogo, sea en la política internacional, en el ámbito de las políticas nacionales y locales, y, aunado a la transparencia, en los procesos decisionales.

Al criticar algunos de los mecanismos de mercado utilizados para promover la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, como el comercio de emisiones, así como al referirse a las estrategias de baja emisión de gases contaminantes, que buscan la internacionalización de los costos ambientales, se afirma que existe “el peligro de imponer a los países de menores recursos pesados compromisos de reducción de emisiones comparables a los de los países más industrializados”.

El llamado jerarquiza, en la consideración de los problemas que describe, la naturaleza esencial de la decisión ética subyacente, que debe estar fundada, sostiene, en la solidaridad de todos los pueblos.

Fuentes: 

La Santa Sede. CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’ DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN. Versión en español. 18 de junio de 2015.