Regístrate
Inicio > Anuncios > Empieza en Lima, Perú una nueva cumbre de Cambio Climático, destinada a producir resultados clave en dirección de un acuerdo climático universal en 2015

Anuncios

Empieza en Lima, Perú una nueva cumbre de Cambio Climático, destinada a producir resultados clave en dirección de un acuerdo climático universal en 2015


Ver más


El presente artículo forma parte de una serie especial, seleccionada por la Plataforma Finanzas Carbono, y orientada a analizar los avances de las negociaciones de la COP 20 en Lima, Perú.

Acceda a la página especial haciendo click AQUÍ.

 

Por Hernán Carlino
Especialista en Política Climática
Investigador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - FTDT

 

Este lunes 1º de diciembre se inicia una nueva Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Lima, Perú.  La reunión se realiza por cuarta vez en América Latina, luego de sesiones anteriores en Cancún, México y en Buenos Aires, Argentina.

El Ministro de Ambiente de Perú, Sr. Manuel Pulgar-Vidal que, en representación del país anfitrión, es el Presidente Designado de la Vigésima Conferencia de las Partes (COP 20) y del décimo Encuentro de las Partes del Protocolo de Kyoto (CMP 10), ha declarado que  “Lima es un momento crucial para alcanzar un acuerdo en el 2015”. 

El Ministro Pulgar-Vidal también ha sostenido que su país “… tiene la importante responsabilidad de facilitar un proceso de negociación global compleja en un mundo en cambio”. Ese proceso, ha afirmado, debe estar basado en principios de transparencia e inclusión con el objeto de construir confianza. Luego, su presidencia se enfocará en lograr metas realistas, construyendo a partir de los mandatos existentes y reconociendo la importancia del proceso y de sus actores con el fin último de aumentar la ambición de la comunidad internacional en la lucha contra el cambio climático.

Según la Secretaría Ejecutiva de la Convención Marco sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres,  una medida del éxito de esta conferencia estará constituida por el logro de al menos estos elementos: un borrador claro del acuerdo universal que se espera alcanzar en Paris en el 2015, una determinación compartida por todos los países  de presentar contribuciones nacionales significativas con objeto de contribuir a construir un futuro bajo en carbono y resiliente al cambio climático, la capitalización inicial del Fondo Verde para el Clima consumada plenamente en este año, y la movilización de una coalición amplia de actores que sean capaces de convertir el potencial de  transformación en realidad, en la práctica, y sin más demoras.

La muy densa agenda de negociaciones, que incluye la vigésima sesión de la Conferencia de las Partes, a la vez que la décima sesión del la Conferencia de las Partes como Encuentro de las Partes del Protocolo de Kyoto (CMP 10), se desenvolverá en Lima, Perú del 1 al 12 de diciembre de 2014. Un segmento conjunto de alto nivel de la COP 20/CMP 10 tendrá lugar, asimismo, del 9 al 11 de diciembre.

Un número de otras reuniones prácticamente en simultáneo incluye las sesiones del Órgano Subsidiario de Ejecución (SBI, por su siglas en inglés), que se reunirá del 1 al 8 de diciembre de 2014, y las del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (SBSTA, también por sus siglas en inglés) que lo hará del 1 al 6 de diciembre de 2014.

Como parte de número creciente de asuntos que las negociaciones de cambio climático comprenden, se considerarán en esta conferencia, como parte de las distintas agendas de la COP, de los órganos subsidiarios, y del encuentro de las partes del Protocolo de Kyoto, entre otras cuestiones las relativas a: adaptación; pérdidas y daños; medidas de respuesta; las Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación en lo relativo a su diversidad; financiamiento climático; fortalecimiento de capacidades; el Mecanismo Tecnológico, en particular lo que concierne al Centro y Red de Tecnología del Clima; uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura; asuntos relativos a los Países Menos Desarrollados (LDCs); género y cambio climático; la revisión 2013-2015;  reporte y revisión de las Partes incluidas en el Anexo I; el reporte de las Partes no incluidas en el Anexo I; implementación conjunta, y el mecanismo para un desarrollo limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto; y, también, mecanismos de mercado y otros mecanismos no de mercado.

Una significación particular adquieren, en estas intensas dos semanas, las reuniones que van a estar dedicadas a la séptima parte de la segunda sesión del Grupo de Trabajo Especial sobre la Plataforma de Durban para la Acción Mejorada  (ADP 2-7). Estas sesiones, que tendrán lugar del 2 al 11 de diciembre y concitarán la atención de las delegaciones nacionales, los observadores, la sociedad civil y los medios de comunicación de todo el mundo, continuarán su trabajo en curso dedicado a obtener resultados claves en Lima: una decisión sobre las contribuciones determinadas nacionalmente (INDCs) y el progreso que pueda lograrse en materia de los elementos de un acuerdo 2015, tanto en el denominado Flujo de Trabajo 1 (acuerdo para el 2015), como respecto de una decisión en el Flujo de Trabajo 2 en materia de ambición en el período que se extiende desde ahora hasta el 2020.

Se espera que los países de América Latina y el Caribe puedan cumplir un papel importante, apoyando a Perú, que preside las sesiones, con objeto de avanzar en la construcción de consensos orientados a lograr un texto de negociación equilibrado que refleje adecuadamente la necesidad colectiva de enfrentar el cambio climático con decisión, compartiendo el esfuerzo de manera equitativa y teniendo en cuenta las circunstancias nacionales, a la vez que garantizando una plena participación.

Es que para América Latina el cambio climático no es ciertamente una cuestión secundaria: ya sufre los severos impactos del cambio climático; la región es vulnerable y está expuesta a los efectos adversos y tiene  que encaminar su desarrollo por senderos de sostenibilidad, disminuyendo las desigualdades, creando empleo, y asegurando la inclusión,  en un mundo de aceleradas transformaciones. No es un desafío menor y el cambio climático lo hace aún más arduo. Por esta razón, aportar a las soluciones debiera ser parte de los objetivos compartidos de los países de la región.