Regístrate
Inicio > Anuncios > Emisiones globales de la energía: pese a los progresos en algunos países, las emisiones de carbono siguen aumentando

Anuncios

Emisiones globales de la energía: pese a los progresos en algunos países, las emisiones de carbono siguen aumentando

... Ver más

Reporte Especial: Rehaciendo el Mapa Energía-Clima

Por Hernán Carlino
Especialista en Política Climática
Investigador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - ITDT

 

Un reporte especial del World Energy Outlook (Perspectivas de la energía en el mundo, según su denominación en español) titulado Rehaciendo el Mapa Energía-Clima[1], publicado el 10 de junio por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), alerta sobre el continuo incremento de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía, que alcanzaron un nivel récord de 31,6 G en 2012.

Esa evolución de las emisiones configuran una tendencia que implica un aumento de largo plazo de la temperatura de hasta 5,3 °C.

El mundo se sigue moviendo en la dirección equivocada, afirma la AIE. Esa tendencia se observa pese a que los dos mayores emisores, los Estados Unidos y China, han dado pasos positivos en dirección de la des-carbonización de sus economías.

El reporte nos recuerda, con la renovada información que ofrece, que hay una brecha significativa entre los esfuerzos que se están desarrollando para mitigar el cambio climático y el nivel de ambición que, en la práctica, los países demuestran para hacer posible mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 °C.

Al mismo tiempo el reporte de la AIE destaca que existe la posibilidad de mantener la meta de los 2 °C vigente, si se ponen en marcha medidas que pueden detener el crecimiento de las emisiones de carbono en el 2020, sin producir efectos negativos en el crecimiento económico global, mediante la utilización de tecnologías probadas y políticas ya conocidas.

Las medidas que, dada su factibilidad e impacto positivo, recomienda implementar son: i) mejorar la eficiencia energética; ii) limitar el uso de plantas térmicas a carbón; iii) reducir la liberación de metano a la atmosfera en el sector de petróleo y gas, específicamente en el upstream; y, iv) disminuir paulatinamente los subsidios a los combustibles fósiles.

Debe recordarse que el sector de la energía da cuenta de alrededor de dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero y que la situación presenta tendencias contrastantes en el sector. 

En efecto, las políticas de eficiencia energética se intensifican en muchos países y las energías renovables siguen en crecimiento, pero la inversión en ese campo se ha hecho más lenta en el 2012.

Al mismo tiempo, la evolución de los precios relativos del gas y el carbón promueven reducciones de emisiones en algunas regiones, pero las impiden en otras.   

Las medidas recomendadas, aunque puedan ser de difícil implementación, permitirían, según el reporte, facilitar las acciones nacionales de mitigación y aumentar la ambición de aquí hasta el 2020, mientras se negocia y pone en vigor un acuerdo global para después de esa fecha.

Mas allá del 2020, en tanto, será necesario poner en valor tecnologías bajas en carbono críticas, incluyendo la captura y el almacenamiento de carbono, añade el reporte.

Este reporte, Rehaciendo el Mapa Energía-Clima, contribuye pues a reforzar la evidencia de que no siempre los obstáculos resultan de la insuficiencia de las tecnologías o el impacto de los costos, pues algunas de las medidas sugeridas permiten en la práctica ahorrar costos, sino más bien por la robustez de la decisión política y la voluntad de ejercerla.




[1] International Energy Agency: Special Report of the World Energy Outlook Redrawing the Energy-Climate Map, junio de 2013.