Regístrate
Inicio > Anuncios > Día 2 en la #COP20 de Lima: Asoman rispideces en las negociaciones del ADP

Anuncios

Día 2 en la #COP20 de Lima: Asoman rispideces en las negociaciones del ADP


Ver más


El presente artículo forma parte de una serie especial, seleccionada por la Plataforma Finanzas Carbono, y orientada a analizar los avances de las negociaciones de la COP 20 en Lima, Perú.

Acceda a la página especial haciendo click AQUÍ.

Por Verónica Gutman

Investigadora del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - FTDT

 

Durante la mañana del martes 2 de diciembre se realizó el plenario de apertura de la séptima reunión del segundo período de sesiones del Grupo de Trabajo especial sobre la Plataforma de Durban para la Acción Mejorada (ADP 2-7). Por la tarde, se convocó a un grupo de contacto del ADP sobre el punto 3 de la agenda, que trató el proyecto de decisión para avanzar con el mandato de la Plataforma de Durban sobre Acción Mejorada. Asimismo, hubo dos reuniones paralelas del ADP centradas en las cuestiones de adaptación y financiamiento.

Durante el Plenario del ADP se presentaron documentos no oficiales sobre elementos a incluir en el borrador de texto de negociación, un borrador del texto de la decisión sobre información relacionada con las Contribuciones Previstas y Determinadas a nivel Nacional (INDC por sus siglas en inglés) y sobre la acción climática reforzada pre-2020. También se presentaron documentos técnicos actualizados que compilan información sobre los beneficios de las acciones de mitigación, iniciativas y opciones para mejorar la ambición de la mitigación.

Las Partes acordaron que continuarán trabajando en el marco de la agenda del ADP 2, incluyendo negociaciones sobre diferentes elementos en reuniones paralelas y facilitando las negociaciones sobre el texto del proyecto de decisión acerca de cómo avanzar con el mandato de la Plataforma de Durban. 

Los asuntos sobre los cuales parece será arduo lograr consensos continúan siendo principalmente dos: cómo repartir el esfuerzo de mitigación entre todos los países del mundo y quién debe pagar para hacer posible las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero.

Bolivia, por el G-77/CHINA, y Belice, por el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), destacaron que el acuerdo de París de 2015 debe basarse en los principios de la Convención, incluyendo la equidad y las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las respectivas capacidades.

Suiza, por el Grupo de Integridad Ambiental (EIG por sus siglas en inglés), destacó que la diferenciación es una herramienta necesaria para reflejar realidades y circunstancias diversas y sostuvo que una diferenciación justa requiere de la autodiferenciación.

En cuanto a la ambición pre-2020, el G-77/CHINA hizo hincapié en que el trabajo debe continuar hasta que se cierre la brecha en la ambición, mientras que AOSIS pidió que en 2015 se alcance un acuerdo jurídicamente vinculante y aplicable a todos que limite el aumento de temperatura media a menos de 1,5 °C y que se cuantifiquen los esfuerzos de mitigación de todos los países.

En cuanto a las INDC, la Alianza Independiente de America Latina y el Caribe (AILAC), la Unión Europea, el “Grupo Paraguas” (Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Islandia, Japón, Noruega, La Federación Rusa, Ucrania y Estados Unidos) y el Grupo Africano destacaron que es necesaria una decisión del ADP que incluya una definición clara sobre la información necesaria para la preparación y comunicación de las INDCs por parte de todas las Partes.

Las mayores rispideces surgieron en el grupo de contacto del ADP sobre el punto 3 de la agenda en lo que concierne al financiamiento climático.

Los países en desarrollo, nucleados en el G-77/CHINA, el Grupo Africano y el denominado Like-minded Group of Developing Countries (LMDC), se opusieron a un texto que sugiere que “todas” las Partes movilizarán financiamiento para el clima a través de acciones diversas, recordando la diferenciación entre países desarrollados y en desarrollo en el marco de la Convención y los compromisos que los países desarrollados tienen de proveer financiamiento. Se reclamó además que se eliminen las referencias a la provisión de financiamiento climático basada en resultados, pues se afirma que esto no debería ser una precondición para el acceso al mismo.

En contraposición, Suiza sugirió que en el acuerdo de 2015 se incluya un texto sobre el destino de los recursos financieros así como sobre los principios aplicables (como el que se enuncia como “basado en resultados”), reconociendo la inversión de los países en desarrollo en función de sus capacidades y responsabilidades en evolución. En esta dirección, Estados Unidos solicitó que se incluya un texto que reconozca que el financiamiento climático fluye en todas las direcciones, aliente a las Partes a crear ambientes habilitantes efectivos e induzca la eliminación de incentivos públicos para las inversiones intensivas en carbono. También sugirió que se elimine la referencia a que la movilización del financiamiento climático “es un medio para mantenerse por debajo de la temperatura límite a largo plazo” y que es necesario contar con financiamiento para la adaptación que sea “adecuado y predecible”. Esta última propuesta tuvo la firme oposición del Grupo Africano. 

En una sesión dedicada a la adaptación que tuvo lugar durante la tarde del segundo día de sesiones, la República de Corea apoyó la definición de una meta global de adaptación. Esta posición tuvo la oposición de Noruega, mientras Japón expresaba sus dudas sobre este punto. Los Estados Unidos, Noruega, Canadá y la Unión Europea apoyaron la ampliación del alcance de los procesos nacionales de planificación de la adaptación.

Las discusiones continúan.