Regístrate
Inicio > Anuncios > COP20: Negociaciones sobre el Financiamiento Climático

Anuncios

COP20: Negociaciones sobre el Financiamiento Climático


Ver más


El presente artículo forma parte de una serie especial, seleccionada por la Plataforma Finanzas Carbono, y orientada a analizar los avances de las negociaciones de la COP 20 en Lima, Perú.

Acceda a la página especial haciendo click AQUÍ.

Por Verónica Gutman

Investigadora del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - FTDT

 

Uno de los asuntos claves en un futuro acuerdo 2015 es conciliar las diferentes visiones de las Partes sobre como deberá ser el financiamiento climático, qué magnitud deberá alcanzar, cómo se hará efectivo hasta el 2020, cuáles son las prioridades para la asignación de los recursos, cuáles las fuentes, qué papel juegan los recursos de origen privado, cómo se computan éstos y cómo se hace el seguimiento de las contribuciones y de su aplicación, entre otras cuestiones complejas y políticamente relevantes.   

En el plenario de la COP, Egipto, por el Grupo Africano, dijo que el financiamiento climático a largo plazo no debe limitarse a los USD 100 mil millones por año convenidos y abogó por discutir un enfoque estratégico para la financiación centrado en las fuentes, la previsibilidad, la adecuación y la estabilidad, así como acerca de las formas de generar la escala de financiación necesaria para permanecer por debajo de los 2 °C de aumento de temperatura. Panamá sugirió aprovechar mejor el Fondo para la Adaptación.

En un grupo de contacto, los delegados continuaron solicitando aclaraciones e intercambiando puntos de vista sobre la sección de financiamiento del documento no oficial. Muchos países en desarrollo  se opusieron al texto de este documento en la materia argumentando que "está muy lejos de la Convención y las decisiones anteriores".

Nueva Zelanda sostuvo que las políticas "correctas" y los entornos favorables son el pre-requisito para que haya un flujo más eficaz de financiamiento para el clima. Noruega, Suiza, Canadá y Estados Unidos sugirieron que se destaque que debe haber una variedad de fuentes.

Hubo, en especial, posiciones divergentes sobre la diferenciación. Japón abogó por alentar "a todas las partes que estén en condiciones de hacerlo" a que brinden financiamiento. India y China se opusieron, solicitando en cambio una referencia sólo a los países desarrollados. Bolivia, por el G-77/China, destacó lagunas en la aplicación de las obligaciones en el marco de la Convención y también pidió mejorar la ayuda. Colombia insistió en que se haga referencia al liderazgo de los países desarrollados en el marco de la Convención y Brasil señaló que había confusión en el texto entre  movilización de financiamiento y  apoyo a los países en desarrollo. 

En relación a la referencia a las "responsabilidades y capacidades en evolución", la Unión Europea aclaró que este concepto tiene que ver con el crecimiento de los niveles de prosperidad y las emisiones de GEI en los países en desarrollo, señalando que algunos de ellos son hoy más prósperos que algunos Estados miembros de la Unión Europea.

Egipto y Paraguay enfatizaron que el financiamiento adecuado y previsible debe provenir principalmente de fuentes públicas, mientras que Argelia sugirió que "el financiamiento adecuado y previsible para la adaptación" también sea "adicional". La Unión Europea y Japón, con la oposición de Ecuador, declararon que especificar que el financiamiento debe ser "adecuado y previsible" es problemático.

Egipto pidió claridad en la escala de financiamiento y apoyó metas cuantificadas de financiación para garantizar la previsibilidad. Noruega, la Unión Europea y Japón se opusieron a un proceso ex ante que lleve a comprometerse en un apoyo cuantificado acorde con la ambición reflejada en los objetivos de adaptación y mitigación. La Unión Europea señaló que eso era "un límite infranqueable".

Colombia destacó la necesidad de incluir la previsibilidad en el nuevo acuerdo, mientras que Sudáfrica propuso identificar los medios para anclar el mecanismo financiero existente y el sistema de MRV en el nuevo acuerdo, la escala de los recursos necesarios para mantener el aumento de temperatura por debajo de los 2 °C y definir con claridad quién aportará y cómo.

Por su parte, Japón propuso que se elimine el texto que sugiere que la movilización de las finanzas se "incremente regularmente" y la Unión Europea pidió utilizar el término "actualización" (de la movilización de las finanzas) en lugar de "incremento".

China pidió que se reconozca que la cooperación Sur-Sur no es un compromiso de las Partes y sugirió, apoyado por India y Argelia, que la movilización y la provisión de financiamiento puede mejorar pero sólo de manera "adicional a la asistencia oficial para el desarrollo”.