Regístrate
Inicio > Anuncios > #COP20 | El Llamado de Lima a la Acción Climática, decisión adoptada luego de arduas negociaciones, señala el camino hacia el Acuerdo 2015

Anuncios

#COP20 | El Llamado de Lima a la Acción Climática, decisión adoptada luego de arduas negociaciones, señala el camino hacia el Acuerdo 2015


Concluyó la COP20 en Lima Ver más


El presente artículo forma parte de una serie especial, seleccionada por la Plataforma Finanzas Carbono, y orientada a analizar los avances de las negociaciones de la COP 20 en Lima, Perú.

Acceda a la página especial haciendo click AQUÍ.

 

Por Hernán Carlino
Especialista en Política Climática
Investigador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - FTDT

 

Concluyó en Lima, Perú, una nueva cumbre de Cambio Climático, con la adopción de una decisión de la Conferencia de las Partes: “El Llamado de Lima a la Acción Climática”, después de dos semanas intensas de negociaciones en las que participaron más de 190 países.

Esta decisión, que deja más claros los elementos del acuerdo en París 2015, permite mantener el momento de las negociaciones -pese a las diferencias que se hicieran evidentes durante las dos semanas de sesiones- y al acordar reglas básicas sobre las contribuciones nacionales y jerarquizar la adaptación, contribuye a darle forma a algunos de las aspectos sustantivos del acuerdo que se espera alcanzar en París.  

La adopción de esta decisión fue el producto de un acuerdo de último momento sobre algunos asuntos sustantivos que habían dividido hasta entonces a las Partes.  

La Cumbre de Lima estaba destinada a producir resultados claves en dirección de un acuerdo climático universal en el 2015 .  Este domingo 14 de diciembre, de madrugada, después de dos semanas, concluyeron las sesiones, ya excedido el plazo formal de la conferencia, en medio de esfuerzos ingentes por alcanzar acuerdos que permitieran evitar un tropiezo en el proceso de negociaciones que debe conducir a un acuerdo en Paris en el 2015. 

Aunque algunos observadores  han señalado que la decisión adoptada representa en el fondo un acuerdo de mínima y organizaciones no gubernamentales expresaron cierta desazón por lo magro de los avances que en su perspectiva se han producido, algunos negociadores experimentados sostienen que en esta instancia, se alcanzó el máximo que era posible esperar dada la importancia de lo que está en debate y que el acuerdo a concluir en el 2015 dio así un paso adelante durante estas sesiones, aunque la relevancia de lo logrado aquí en Lima sólo se podrá evaluar finalmente a la luz de los resultados de la reunión de París, a celebrarse a fines de 2015. 

El Llamado de Lima a la Acción Climática, formulado por las Partes,  reconoce el progreso hecho en Lima en la elaboración de los elementos de una texto de negociación preliminar y decide que el Grupo de Trabajo Especial sobre la Plataforma de Durban para la Acción Reforzada  deberá intensificar su trabajo, con el propósito de hacer disponible un texto de negociación antes de mayo de 2015.

El Llamado a la Acción reitera su invitación a cada una de las Partes para que comunique a la Secretaría Ejecutiva de la Convención sus contribuciones nacionales determinadas -que están destinadas al logro de los objetivos de la Convención- con anticipación a la vigésima primera sesión de la Conferencia de las Partes, a realizarse en París, a fines de 2015, y para ello invita a las Partes a hacerlo hacia el primer trimestre de 2015, para el caso de aquellos países que estén preparados para ello.    

Con respecto a la adaptación, el Llamado a la Acción Climática afirma su determinación de fortalecer la acción de adaptación a través del Protocolo, otro instrumento legal o un resultado acordado con fuerza legal bajo la Convención, a ser adoptado en la vigésima primera sesión de la Conferencia de las Partes.  El progreso hecho en Lima para jerarquizar la adaptación y ubicarla en el mismos nivel que tiene la mitigación del cambio climático se refleja asimismo en el reconocimiento de los Planes Nacionales de Adaptación  (NAPs, por su sigla en inglés)  que constituyen, según se sostiene, un medio idóneo para lograr la resiliencia.

El Llamado a la Acción Climática también alienta a todas las Partes del Protocolo de Kioto a ratificar e implementar la Enmienda de Doha a ese protocolo.

Con claroscuros, entonces, la decisión alcanzada en Lima, permite continuar la marcha, aunque no despeja todas las incertidumbres que pudiera haber habido sobre aspectos claves, en particular sobre aquellos que dependen de los elementos claves del acuerdo, entre ellos, la ambición en la mitigación en el período hasta el 2020, cómo habrá de reducirse la brecha de emisiones, cuán eficaces serán, finalmente, los medios de implementación de que se disponga, y como asegurar que el acuerdo que se está negociando sea justo, equitativo y eficaz, y haga posible la vida humana en el planeta en medio del orden de la creación.

Por otra parte, las divergencias expuestas en la mesa de negociaciones sobre diferentes temas y  el logro de una decisión sobre el límite del tiempo disponible en estas sesiones, indican que el proceso que se inicia a partir de enero de 2015 será ciertamente más complejo aún, por lo cual será necesario que las Partes muestren su disposición a ceder en parte respecto de sus posiciones de máxima, una firme voluntad negociadora, claridad en los objetivos, y la flexibilidad para atender ideas innovadoras que permitan desatascar la marcha cuando se compruebe que la persistencia en posiciones anacrónicas, esteriliza el diálogo.