Regístrate
Inicio > Anuncios > China tendrá el mercado de carbono más grande del mundo

Anuncios

China tendrá el mercado de carbono más grande del mundo

El principal emisor mundial se prepara para lanzar un sistema nacional de comercio de emisiones en noviembre de 2017 Ver más

Mientras que Estados Unidos revierte sus políticas climáticas, el principal emisor mundial de gases de efecto invernadero -China- se prepara para lanzar un mercado nacional de emisiones para fines de 2017, el cual cubrirá cerca de un cuarto de las emisiones de CO2 industriales del país.

Inicialmente, el esquema cubrirá 3 sectores: electricidad, aluminio y cemento. La producción de cemento es responsable de casi la mitad de las emisiones de CO2 del país y el 85% de la generación eléctrica en China es en base a carbón. Además, no hay suficientes datos de buena calidad de producción y emisiones en el resto de los sectores.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, la agencia china de planeamiento macroeconómico, anunció que pretende lanzar el mercado en noviembre. Sin embargo, no está del todo claro qué es lo que esto significa: ¿las empresas deberán inmediatamente comenzar a comprar permisos para cubrir sus emisiones o al comienzo la regulación será más laxa, por ejemplo, sólo requerirá que las empresas reporten sus emisiones?

Por lo pronto, algunos observadores afirman que el mercado no cumple aún con los estándares fijados por las jurisdicciones occidentales. No obstante, funcionarios y ONG de la Unión Europea, Australia y California han estado asesorando a China sobre el diseño del sistema.

Anteriormente, desde 2013 China venía trabajando junto con contrapartes de la Unión Europea, Australia, Gran Bretaña, Alemania, Noruega y California en el desarrollo de mercados de carbono pilotos en 7 provincias y ciudades, los cuales variaban en sus diseños. En conjunto, estos programas cubren alrededor de 2.000 empresas y 1.200 MtCO2 anuales, aproximadamente 1/8 de las emisiones totales anuales del país. Los programas piloto continuarán funcionando mientras el esquema nacional se pone en marcha.

El sistema de comercio nacional cuadruplicaría el alcance de los programas existentes. "Será aproximadamente 4 veces más grande en términos de la cantidad de emisiones de CO2 de las industrias [actualmente] cubiertas y será el mayor esquema de límites máximos y comercio (cap-and-trade) del mundo", afirma Larry Goulder, un economista de la Universidad de Stanford que ha organizado reuniones de arquitectos de mercados de carbono en China y California.

Al momento, ningún sistema de comercio de emisiones en el mundo ha resultado en reducciones de emisiones significativas. Debido a distintos motivos, los limites máximos (cap) iniciales establecidos en la Unión Europea, el Noreste de Estados Unidos y California terminaron todos siendo cómodamente superiores a las emisiones corrientes. En consecuencia, las empresas no han tenido que pagar precios altos ni han tenido que enfrentar otros incentivos significativos para reducir sus emisiones. Sin embargo, los programas han servido para construir consenso político y para ir acostumbrando a la industria a las políticas climáticas.

El esquema chino posiblemente enfrente dificultades similares para reducir sustancialmente las emisiones actuales, al menos al comienzo. Pero puede inspirar a más países a sumarse al esfuerzo. No  obstante, si resulta en un fracaso, podría dañar la política climática en muchas partes del mundo. De todos modos, se espera que el escrutinio internacional, basado en parte en el tamaño de China y en parte en la familiaridad de otros países con los esquemas cap-and-trade, proveerá incentivos para que el esquema chino funcione.

Puede acceder a la nota completa (en inglés) aquí.