Regístrate
Inicio > Anuncios > ¿Qué está en juego en la COP 23?

Anuncios

¿Qué está en juego en la COP 23?

Boletín 03: Cumbre del Clima en Bonn. 6-11-2017 Ver más

Por Hernán Carlino,
Especialista en Política Climática
Fundación Torcuato Di Tella (FTDT)


¿Qué está en juego en la COP 23?

La vigésima tercera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático da comienzo hoy 6 de noviembre en Bonn, Alemania. La presidencia de la Conferencia será ejercida por el Primer Ministro de Fiyi.

Si bien el núcleo del encuentro será de naturaleza eminentemente técnica, en el ámbito puro de la negociación otro eje primordial estará constituido por el espacio dedicado al impulso y la difusión de la acción climática.

El propósito esencial en esta materia es reflejar el momento de los actores estatales y no estatales dirigido a aumentar la ambición y evitar que se haga más profunda la brecha de emisiones. Esa brecha registra la distancia entre lo que los países prevén hacer para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y lo que hace falta hacer colectivamente para evitar el agravamiento del cambio climático.

La conferencia se organiza pues en torno de las agendas de trabajo de los diferentes órganos en los que se distribuye la carga de la negociación según su temática, a la búsqueda de cumplir con el programa de trabajo que se adoptara en el Acuerdo de Paris.

En el plano de la negociación, el foco estará puesto en avanzar los trabajos relativos a lo que podría denominarse la elaboración de detalle del “sistema operativo” del Acuerdo de París.

Los órganos subsidiarios de la Convención, el Órgano Subsidiario de Ejecución (SBI) y el de Asesoramiento Científico Tecnológico (SBSTA), así como el Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de Paris (APA), tendrán la tarea clave de llevar adelante esos trabajos técnicos que deberán estar concluidos ya en el 2018, para la COP 24.

La dimensión técnica

Un número grande de asuntos técnicos deberán ser dilucidados y acordados. Entre ellos se cuentan los siguientes: en primer lugar, proveer orientaciones ulteriores en lo concerniente a la mitigación, incluyendo la determinación de los principales características de las contribuciones determinadas a nivel nacional y, también, en lo que tiene que ver con las comunicaciones de adaptación, un nuevo requerimiento de información establecido como parte del Acuerdo de París.

Luego, debe avanzarse en la elaboración de las modalidades, procedimientos y directrices para el marco reforzado de transparencia, que el Acuerdo incorpora como un componente clave.

De importancia no menor, es, asimismo, todo lo que concierne a las precisiones respecto de la consideración de un balance global, una instancia fundamental para calibrar el progreso que la comunidad internacional logre en la acción climática y para examinar cómo reforzarla y, además, cuánto es preciso aumentar los esfuerzos que los países tenían previsto hacer.

Otro asunto que tiene distintas y seguramente profundas implicancias es el que se relaciona con el Artículo 6 del Acuerdo de París, referido a lo que se denominara los “abordajes cooperativos”, o, en las distintas interpretaciones, la introducción o –si se quiere- la reintroducción de mecanismos basados en mercados, así como de otros abordajes no basados en los mercados, para facilitar la mitigación.

Otro de los temas prioritarios es crear la condiciones para que pueda tener lugar el diálogo facilitador entre las Partes, que se debe celebrar en el 2018, según se desprende de la Decisión 1/CP.21, que se introdujo con el propósito de hacer un balance temprano de los esfuerzos colectivos que se están llevando adelante y determinar el avance en el logro del objetivo a largo plazo del Acuerdo. Este diálogo permitirá ponderar lo actuado por los países y en conjunto, en dirección de los principales objetivos del Acuerdo, especialmente en lo que concierne a la ambición en la acción en este período anterior al 2020.

Quedan sin detallar en este envío otras numerosas cuestiones que también deberán ser examinadas y acordadas con el objeto de asegurar la eficaz implementación del Acuerdo de París.

 

[1] Utilizamos las siglas en ingles de los órganos subsidiarios, pues suelen predominar aun en el diálogo informal en el ámbito de la negociación.