Regístrate
Inicio > Anuncios > Antes del acuerdo de París, los científicos analizan si estamos en camino de alcanzar la meta global

Anuncios

Antes del acuerdo de París, los científicos analizan si estamos en camino de alcanzar la meta global

Por Hernán Carlino Especialista en Política Climática. Coordinador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global – FTDT Un aspecto crucial de las negociaciones, que el acuerdo de París debiera contribuir a resolver, es como asegurar que las emisiones globales adopten … Ver más

Por Hernán Carlino

Especialista en Política Climática. Coordinador del Centro de Estudios en Cambio Climático Global - FTDT

Un aspecto crucial de las negociaciones, que el acuerdo de París debiera contribuir a resolver, es como asegurar que las emisiones globales adopten un sendero consistente con el límite de calentamiento global de 2°C, que fuera oportunamente adoptado como una meta global. Esta cuestión incluye tanto las intenciones de reducir a largo plazo las emisiones, expresadas en las contribuciones nacionales determinadas que se están presentando, como los medios para elevar la ambición en la mitigación desde ahora hasta el 2020.

En este sentido, es útil referirse a la información y el análisis más reciente sobre el estado de situación de las emisiones y las perspectivas de largo plazo, para dar una idea adicional sobre los desafíos que la negociación climática entraña en cuanto a la magnitud de las transformaciones que hay que hacer y las dificultades de conciliar las diversas perspectivas e intereses nacionales.

Así, un reporte reciente de expertos convocados por la Conferencia de las Partes (COP), y que fuera producto del Segundo Dialogo de Expertos (SED), sostiene en uno de sus mensajes claves que “El mundo no esta en camino de lograr la meta global de largo plazo, pero exitosas políticas de mitigación son conocidas y deben ser llevadas a una escala superior urgentemente.”

Es que, según sostienen los expertos responsables de aquella revisión, las emisiones de gases de efecto invernadero se han acelerado, alcanzando un nivel récord durante la década 2000–2010 y las políticas de mitigación implementadas han tenido un impacto limitado en conseguir que hubiera un punto de inflexión hacia abajo en la curva de emisiones.

Esa inflexibilidad en las tendencias de emisiones ocurre pese a los esfuerzos para ampliar la provisión de financiamiento, tecnología, y construcción de capacidades destinadas a la acción climática. Más aun, los expertos indican que muchas de las tecnologías necesarias para alcanzar un sendero de 2 °C están ya disponibles, pero, en cambio, su despliegue no esta en línea con el logro de esa meta.

Asimismo, el SED ha demostrado claramente no solo que no estamos en camino de alcanzar la mencionada meta global de largo plazo, sino además que las tasa de emisiones corrientes parece estar acelerándose.

Para alcanzar ese objetivo, sostienen los expertos, las emisiones de gases de efecto invernadero deben ser reducidas, significativamente y de inmediato, en particular con el propósito de minimizar los esfuerzos y hacer que los esfuerzos de mitigación sean costo-efectivos.

En su momento, la COP 16 reconocía que, según el conocimiento científico disponible, eran necesarias drásticas reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero con el objeto de mantener el incremento en la temperatura media global por debajo de 2 °C, respecto de los niveles pre-industriales, y aseveraba que las Partes de la Convención debían concretar urgentemente acciones para alcanzar esta meta de largo termino, en congruencia con la ciencia y la equidad.[1]

Esa es la razón por la que la Conferencia de las Partes también decidió revisar periódicamente la adecuación de esta meta de largo plazo -a la luz del objetivo último de la Convención y del progreso que se verificara en alcanzarlo-, lo que constituía el tema primero de un proceso de revisión a desarrollarse en 2013–2015.

La COP ejecutó esa revisión con la asistencia de un grupo de contacto conjunto de los Órganos Subsidiarios de Asesoramiento Científico y Tecnológico y del de Ejecución. Luego la COP 18 decidió establecer un dialogo estructurado de expertos para apoyar el trabajo del grupo de trabajo conjunto, a cuyo reporte hemos hecho referencia en los párrafos anteriores.

 

Fuente: 

FCCC/SB/2015/INF.1. Report on the structured expert dialogue on the 2013–2015 review. Note by the co-facilitators of the structured expert dialogue. Subsidiary Body for Scientific and Technological Advice Forty-second session. 4 de mayo de 2015.

[1] Decisión 1/CP.16, parágrafo 4.