Regístrate
Inicio > Mercados > Mercado Voluntario de Carbono > Acerca del Mercado Voluntario de Carbono (MVC)

Acerca del Mercado Voluntario de Carbono (MVC)

Hasta el año 2010, las transacciones realizadas en el llamado “mercado voluntario de carbono” podían ser divididas mayormente en dos segmentos: las efectuadas en el marco del Chicago Climate Exchange (CCX), el principal programa norteamericano de reducción de emisiones de GEI, y las transacciones realizadas “over the counter” (OTC), es decir, las operaciones directas efectuadas entre dos partes mediante un intermediario financiero (broker).

Entre 2003 y 2010 el CCX operó como un sistema cap-and-trade voluntario, pero legalmente vinculante, con un componente compensatorio. En 2011, sin embargo, el CCX dejó de operar. Las transacciones voluntarias se desarrollan desde entonces en el ámbito OTC (97%) así como a través de algunas plataformas privadas.

El mercado OTC estuvo en un principio caracterizado por la falta de reglas y regulaciones, hasta que un conjunto de organizaciones desarrolló una serie de estándares voluntarios y metodologías mediante  las cuales los desarrolladores de proyectos pudieran certificar sus reducciones de emisiones de GEI y asegurar la rigurosidad de sus líneas de base.

La demanda del mercado OTC responde a motivaciones diversas y muy diferentes de aquéllas de los mercados de cumplimiento (como el EU ETS): presión de accionistas y/o clientes, marketing, posicionamiento de marca, diferenciación de producto (“carbono neutral”), prácticas de responsabilidad social empresaria, filantropía, beneficios de relaciones públicas, necesidad de prepararse para cumplir con regulaciones federales, estrategias financieras de reventa para obtener beneficios económicos, entre otras.

Es por esto que entre los compradores de créditos voluntarios encontramos a una gran variedad de entidades, incluyendo a empresas no reguladas, organizaciones no gubernamentales, municipalidades y gobiernos locales, universidades e incluso individuos.

Específicamente, la demanda del mercado OTC puede dividirse en compradores “puramente voluntarios” y compradores “de pre-cumplimiento”. Los primeros compran créditos para compensar sus propias emisiones y están guiados fundamentalmente por motivaciones éticas y/o de responsabilidad social empresaria. Por lo tanto, su curva de demanda no tiene demasiada relación con los mercados regulados de carbono.

En cambio, los compradores “de pre-cumplimiento” adquieren VERs con dos objetivos: comprar créditos a precios bajos a fin de utilizarlos en el futuro para acreditar cumplimiento de metas o bien para venderlos a un precio mayor a entidades que estén reguladas en futuros esquemas cap-and-trade obligatorios. Las empresas que persiguen el primero de estos objetivos suelen ser entidades con alta probabilidad de ser reguladas en un futuro, mientras que las empresas con la segunda meta suelen ser entidades financieras.

En este punto hay que destacar que, a diferencia de lo que ocurre en los mercados de cumplimiento, como la demanda en el MVC no depende de la obligatoriedad de cumplir con una reducción determinada de emisiones de GEI, el mercado está fragmentado y no existe información imparcial y centralizada.

Las operaciones se realizan de manera independiente pues las reducciones de emisiones no deben pasar por un proceso general y uniforme de certificación ni tampoco deben ser registradas en una entidad central. Como resultado, coexisten diversos tipos de transacciones de carbono y una variedad de empresas y ONGs que comercializan productos certificados mediante una variedad de estándares diferentes. 

Esta falta de obligatoriedad, uniformidad, transparencia y registro centralizado hace que los precios en el mercado voluntario sean usualmente menores que aquéllos en los mercados regulados y que la demanda sea baja, inconstante y volátil.

Sin embargo, el mercado voluntario no sufre los cuellos de botella que tienen lugar en el MDL e incluye tipos de proyectos que el MDL no contempla, como los proyectos de reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques (REDD+, por sus siglas en inglés).

Además, para algunos ambientalistas el mercado voluntario constituye un importante instrumento para educar al público en general sobre la amenaza del cambio climático y la relevancia de la acción individual de mitigación.

En lo que respecta a la oferta de créditos en el MVC, entre los vendedores es posible encontrar a desarrolladores de proyectos interesados en generar VERs, vendedores mayoristas y minoristas que operan online, organizaciones conservacionistas que buscan aprovechar las finanzas del carbono y desarrolladores de potenciales proyectos MDL o de Implementación Conjunta que por diversos motivos no pueden venderlos en los mercados regulados.

La mayor parte de los créditos del MVC son originados en proyectos diseminados por el mundo que incluyen desde la destrucción de gases industriales hasta la conservación de bosques, la forestación y reforestación, la captura de metano en rellenos sanitarios y las energías renovables.