Regístrate

EU ETS

El mercado de carbono europeo (EU ETS)

El sistema de comercio de emisiones de la Unión Europea (European Union Emission Trading Scheme, o EU ETS, por sus siglas en inglés) es un sistema de comercio de permisos de emisión creado en el año 2005 con el objetivo de que los países europeos ganen experiencia y se prepararen para cumplir con sus compromisos cuantitativos de reducción de emisiones asumidos en el marco del Protocolo de Kyoto. Este sistema constituye la pieza fundamental de la política climática de la Unión Europea de cara al Protocolo e incluso más allá de él, pues el esquema promete seguir en vigencia luego del 2012, comprometiendo aún mayores esfuerzos de reducción de emisiones (21% o más para el 2020, respecto de los valores de 2005). Sin embargo, esta voluntad política tal vez pueda debilitarse si no se lograra un acuerdo global que comprometa al resto del mundo a lograr reducciones similares.

El mercado de carbono europeo es el más importante a nivel mundial y el que determina, en gran medida, la demanda y los precios en el resto de los mercados. Los permisos de emisión otorgados en el marco de este esquema son llamados “EUAs” (European Union Allowances).

El EU ETS regula las emisiones de más de 11.000 centrales energéticas y grandes instalaciones industriales pertenecientes a unas 5.000 empresas, que explican alrededor del 40% de las emisiones totales de la región. No obstante, las emisiones de GEI de los participantes están concentradas en unas pocas compañías: el 65% de las emisiones proviene del sector energético, y las principales 10 emisoras son plantas generadoras que emitieron en conjunto cerca del 20% del total de emisiones del año 2009.

Los participantes del EU ETS pueden reducir sus emisiones internamente (mediante recambio tecnológico, implementación de prácticas de eficiencia energética, etc.) o acudir al mercado, donde pueden comprar tanto EUAs de otras instalaciones excedentarias, o bien certificados de reducción de emisiones generados por proyectos realizados en países en desarrollo o en Europa del Este. Los certificados provenientes de proyectos de mitigación realizados en países en desarrollo, en el marco del Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL), se llaman “CERs” (Certified Emission Reductions) y los provenientes de países de Europa del Este y generados en el marco del Mecanismo de Implementación Conjunta (MIC) se llaman “ERUs” (Emission Reduction Units).

Sin embargo, la cantidad de CERs y ERUs que puede acumular un participante del EU ETS para acreditar su cumplimiento de metas tiene un límite: no puede superar el 13% de la cantidad de emisiones asignadas por período. A pesar de esta restricción, el EU ETS es, en la actualidad, el mayor demandante mundial de CERs y ERUs. De todas formas, cabe mencionar que el EU ETS no acepta certificados provenientes de proyectos forestales, bajo el argumento (tanto de la Comisión Europea como de ciertas ONGs ambientalistas) de que existen muchas incertidumbres científicas respecto de la permanencia del carbono capturado en bosques y que las forestaciones contribuyen menos a la mitigación del cambio climático en el largo plazo que la reducción de emisiones provenientes de fuentes industriales. Asimismo, el EU ETS no acepta certificados provenientes de proyectos nucleares.

Las firmas dentro del EU ETS pueden comercializar sus permisos esencialmente de dos maneras: en el mercado spot, a través de alguna de las plataformas de comercio europeas (como Bluenext o European Climate Exchange) o “over the counter” (OTC), es decir, comprando y vendiendo permisos de manera directa entre dos partes mediante un intermediario financiero (broker).

Los permisos de emisión en el EU ETS fueron otorgados tomando en cuenta períodos de tiempo y no años calendario, a fin de neutralizar las irregularidades anuales que pueden ocurrir en los niveles de emisión debido a eventos climáticos extremos (como los inviernos muy fríos o los veranos muy calurosos). De esta manera, se estructuraron dos fases: la Fase I, que comprendió el período 2005-2007, y la Fase II, actualmente en vigencia, que comenzó en el año 2008 y finalizará en el año 2012 (coincidentemente con el primer período de compromiso del Protocolo de Kioto). La Fase III está prevista para el período 2013-2020.

Los gobiernos de los estados miembros debieron presentar a la Comisión Europea Planes Nacionales de Asignación (NAPs, por sus siglas en inglés), es decir, documentos que especificaban el listado de instalaciones que estarían comprendidas en el esquema junto con sus topes absolutos de emisiones, así como la cantidad de CERs y ERUs que podrían utilizarse para acreditar cumplimiento de metas, y otras especificaciones, tales como el tipo de asignación de permisos que realizarían (gratuitos o mediante subasta).

El reparto de permisos entre países fue realizado en función de sus emisiones históricas. Este criterio ha favorecido especialmente a Alemania, quien recibió casi un cuarto de los permisos totales. A países como el Reino Unido, Polonia e Italia se les otorgó cerca del 10% a cada uno.

En cuanto al reparto de permisos por sectores económicos, el energético recibió cerca del 55% del total. Los sectores de minerales (cemento, vidrio y cerámica) y de metales, fundamentalmente acero, recibieron cerca del 12% cada uno, y la industria del petróleo y gas, casi el 10%. Para el período posterior a 2012, la Comisión Europea planea incluir en el sistema a todos los sectores económicos, incluyendo la aviación, el transporte marítimo y el sector forestal.

Hasta ahora, los permisos han sido entregados a las firmas mayormente de manera gratuita (sólo un limitado número de permisos se han subastado). Sin embargo, a partir del año 2013 la subasta es el mecanismo de asignación por excelencia, si bien se mantiene la asignación gratuita para algunos sectores y subsectores con riesgo de “fuga de carbono” (es decir, con riesgo de que las instalaciones se relocalicen fácilmente en otros países que no enfrentan restricciones ambientales).