Regístrate

Bancos Nacionales de Desarrollo

Los bancos nacionales de desarrollo se consideran actores claves no solo para movilizar financiamiento climático internacional sino también para apalancar otros recursos financieros internacionales y nacionales en aras de inversiones públicas y privadas necesarias para abordar el cambio climático y promover beneficios ambientales y sociales.

Los bancos nacionales de desarrollo están llamados, en sus respectivos mercados de crédito locales, a apoyar la búsqueda e intermediación de fondos de financiamiento internacional para la mitigación de los efectos del cambio climático.

El papel de los bancos de desarrollo en la  arquitectura financiera internacional es clave pues:

  • ayudan a superar las fallas de mercado, facilitando financiamiento de largo plazo y de forma contracíclica;
  • crean mercados e instrumentos financieros orientados a una clientela inicialmente propia, pero que luego está llamada a relacionarse con la banca comercial tradicional, y
  • proveen servicios financieros y no financieros (servicios promocionales, de asistencia técnica, u otros complementarios al crédito para nuevas empresas y para empresas ya existentes) a sectores excluidos – sectores y sujetos de crédito que otros intermediarios encontraron demasiado riesgosos o simplemente inelegibles –  y/o estratégicos al poder aportar una mayor contribución al crecimiento de la economía y a impulsar el desarrollo empresarial y tecnológico, particularmente de las empresas medianas y pequeñas, mediante instrumentos financieros apropiados;

Actualmente, es urgente aumentar la financiación para enfrentar los efectos del cambio climático. En tal sentido, el gran conocimiento de las necesidades de desarrollo de sus países y su vasta experiencia en el financiamiento de proyectos de inversión en los mercados locales, coloca a  estos Bancos en  una posición única y privilegiada para catalizar la oferta y estimular la demanda de financiamiento para proyectos de inversión del clima.

En efecto, en términos de finanzas climáticas, los Bancos Nacionales de Desarrollo:

  • Pueden obtener fondeo de mediano y largo plazo a tasas atractivas; y fondos de asistencia técnica asociados al financiamiento;
  • Cuentan con amplia capacidad de difusión en los mercados de crédito locales;
  • Viabilizan la identificación y generación de proyectos público-privados, por el grado de coordinación que tienen al estar vinculados al sector público y privado;
  • Pueden contar con fondeo multilateral que sirva de contraparte a otras fuentes de fondos externos;
  • Proveen fondeo de segundo nivel que incentiva la toma de riesgo por parte de los intermediarios financieros;
  • Pueden otorgar garantías parciales de crédito, financiamiento sindicado con intermediarios financieros y financiamiento con agencias nacionales a través de fondos ad-hoc.

En general el menú completo de instrumentos de financiamiento ofrecido por los bancos de desarrollo son:

1)     préstamos: líneas de crédito, prestamos concesionales, garantías;

2)     aportes: para desarrollo de proyectos, asistencia para investigación y desarrollo, aportes financieros no reembolsables, y asistencia técnica;

3)     capital propio: capital privado y público y capital de riesgo;

4)     mercados de carbono: financiamiento de carbono; y

5)     mezzanine: capital de riesgo.

Los bancos de desarrollo tienen un papel clave en la facilitación y la estructuración de fondos públicos y privados, ya que se necesitan productos financieros adaptados y con condiciones atractivas en combinación con asistencia técnica. Se observa que existen experiencias positivas de la cooperación internacional con los bancos nacionales de desarrollo.

A continuación se describen algunas de las iniciativas de los Bancos Nacionales de Desarrollo de la región de Latinoamérica y el Caribe.

El Banco Banco Nacional de Desenvolvimento Económico e Social (BNDES) de Brasil creó su primera unidad ambiental –hoy convertida en División de Medio Ambiente– en 1989, focalizada en desarrollar conocimiento, proveer apoyo técnico a las áreas operativas, proponer la creación de programas y líneas de crédito, interactuar con otras instituciones.

El aporte del BNDES se efectúa de varias maneras: participando en la discusión e implementación de la política ambiental brasileña, coordinando y elaborando estudios sobre tópicos y sectores específicos, realizando mapeo socioambiental de las mejores prácticas, promoviendo proyectos de transparencia verde, administrando fondos (no reembolsables, tecnológicos, de capital privado, CDM, forestales).

EL BNDES actúa por medio de operaciones de crédito directo, indirecto (transferencia de recursos a IFIs), inversiones de capital, además de fondeo no reembolsable a actividades que consideran beneficiosas para el desarrollo social, cultural y tecnológico. Las principales líneas, fondos y programas del BNDES a favor de la lucha contra el cambio climático incluyen proyectos de eficiencia energética, desarrollo tecnológico e innovación en las áreas de energías renovables, medioambiente y salud, emprendimientos energéticos y ambientales, equipamiento con mayor eficiencia energética y ambiental, sistemas de gestión, ecoeficiencia, reciclaje y recuperación de áreas, entre otros.

Asimismo, provee financiamiento directo a sectores relacionados con el ambiente o sectores tradicionales con innovaciones tecnológicas que optimizan el consumo de recursos naturales: activos forestales, industria química, energías renovables, tecnología verde y biotecnología.

Otros programas y productos del BNDES son:

−     Iniciativa Forestal Atlántica: provee recursos no reembolsables del Fondo Social BNDES para la reforestación de áreas con especies nativas.

−     Fondo Amazônia: con recursos obtenidos de la cooperación internacional facilita apoyos no reembolsables a proyectos que ayuden a promover una consistente y continúa reducción de la tasa de deforestación en Brasil.

−     Productos y valores verdes como el Índice Carbono Eficiente (ICO2) para traer transparencia al mercado de las emisiones, estimular la diseminación y adopción de políticas para reducir las emisiones en las empresas, anticipar la competitividad ambiental en una economía baja en carbono; crear oportunidades de inversión para inversionistas sensibles a los temas ambientales; el Exchange-Traded Fund (ETF); desarrollo del mercado de asesoría para introducir “buenas” prácticas en producción agrícola (securitización de facturas verdes); desarrollo de mecanismos de subastas para reducir las emisiones (securitización de créditos del carbono); desarrollo de mecanismos para financiar la cadena productiva de grandes empresas con “buenas prácticas ambientales (securitización de facturas sustentables); desarrollo del mercado de carbono en Brasil.

La Caixa Económica Federal (CEF) de Brasil, busca reducir el impacto de Cambio Climático en el sector habitacional a través del financiamiento de estrategias y criterios que involucren el uso de tecnologías eficientes. Entre las líneas, fondos y programas se encuentra:

−     Fondo Programa Carbono Seguro: destinado a la recuperación de áreas deforestadas con especies nativas siendo los beneficiaros los productores rurales.

−     Línea desarrollo sustentable de ciudades: adopción de soluciones de eficiencia energética y reducción de desperdicios para los gobiernos estaduales y municipales, empresas públicas de administración directa e indirecta, estaduales o municipales, empresas privadas

−     Líneas de crédito para empresas: Adquisición de maquinaria y equipo para producción más limpia para el sector privado

−     Financiamiento de investigación de invocaciones tecnológicas: apoyo para el mejoramiento y desarrollo de nuevas tecnologías y eficiencia productiva y energética en las áreas de saneamiento y habitación para universidades y centros de investigación pública

En Perú la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE) desde fines de 2004 se ha convertido en un banco de desarrollo líder y promotor activo de la lucha contra el cambio climático. En el sector transporte ha estado realizando un fuerte trabajo alineado a la política de cambio de la matriz energética, la cual forma parte de los NAMAS del Perú; apoyó en la conversión de vehículos hacia el gas natural; elaboró estructuras que permitan la renovación del transporte público en la ciudad; participó en los esquemas de transporte masivo, en el Sistema de Carga Inteligente del Gas Natural (INFOGAS), en los financiamientos de infraestructura de transporte; financió la construcción de estaciones de despacho de gas natural (convencional y virtual), de manera descentralizada; participó en la Comisión Nacional Promotora del Uso del Gas Natural; e implementó marcos normativos de seguridad en el manejo del gas natural.  Como resultado de ello, en 58 meses de trabajo se han hecho posible la movilización de aproximadamente US$ 1,825 millones al sector transporte.

También, ha implementado el Programa BioNegocios que comprende varios subprogramas:

1)     eficiencia energética: cogeneración, ESCOS, eficiencia energética comercial y doméstica;

2)     producción y distribución de energías renovables: hidráulica (centrales hidroeléctricas y transmisión), geotérmica (centros de generación), solar (plantas de tratamiento y paneles), eólica (centros de generación), biomasa (etanol y biodiesel, plantas agroindustriales). Se estima que el mercado de energía sostenible en el Perú 2009-2020, es de US$ 6,800 millones;

3)     infraestructura social que mejore la calidad de vida: plantas de tratamiento de residuos sólidos, de agua dulce, interceptores, colectores y canales, pasivos ambientales; y

4)     procesos de transformación y preservación del ambiente: biodiversidad, biogenética y desarrollo forestal.

Financiera Rural de México, más allá de cumplir con la oferta de financiamiento para más actores económicos, busca influir de manera importante en otros aspectos del desarrollo del país como la sustentabilidad y el desarrollo social. Este nuevo rol ha surgido en reconocimiento de los retos que se plantean en torno a los efectos del cambio climático, que se ha manifestado en cambios en las estaciones del año y en tendencias de precipitación fluvial. Estas alteraciones climáticas originan un aumento de los costos e inversiones por los daños de la infraestructura ocasionados por los fenómenos naturales, pérdidas en producción agraria cada vez mayores, y la búsqueda de mayor producción de alimentos que tiende a una mayor incidencia en la tasa de deforestación.

Para cumplir con sus objetivos Financiera Rural promueve el desarrollo sustentable de las actividades productivas del sector rural favoreciendo programas de mitigación que aseguren una cobertura a sus clientes en caso de perdidas ocasionadas por contingencias ambientales; promueve programas que faciliten la inversión de técnicas agrícolas sustentables y aumenten la productividad, asimismo proyectos forestales, de energías alternativas o que ofrezcan el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

Además cuenta con ciertos programas:

−     programa forestal: orientado al desarrollo del sector silvícola, incremento de empleo y a la reducción del déficit de la balanza comercial de productos forestales. Así se busca favorecer la reducción de los altos índices de degradación y deforestación de los bosques naturales; y

−     programa para la construcción y equipamiento de biodigestores: está desarrollando un modelo programático que permitirá la participación de las empresas generadoras de gas metano en el MDL, para la comercialización de bonos de carbono; donde hace las veces de Coordinadora del Programa de Actividades (PoA) El apoyo va desde el acceso al crédito hasta el registro de los programas al MDL.

El Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU) a partir de su adhesión a los principios del Ecuador, incluyó en el análisis económico financiero de los proyectos, una evaluación de riesgos ambientales y sociales (para inversiones superiores a US$ 10 millones). El financiamiento a proyectos sustentables se da a través del Mecanismo de Licitación de Proyectos de Inversión y una Línea de Crédito Verde para producción más verde.  El primero ofrece para proyectos calificados condiciones de financiamiento ventajosas (tasa de interés o prima por plazo) que van disminuyendo hasta alcanzar las condiciones generales. Para calificar, pondera el cumplimiento de ciertos requisitos sociales y ambientales, además de los técnicos. La línea de crédito verde financia consultorías para la detección de oportunidades hasta el 100% de la inversión en un plazo de hasta 18 meses (incluyendo 6 de gracia para el pago de capital) a una tasa similar a la de licitación de proyectos. Además financia hasta el 70% en 36 meses (incluyendo 6 de gracia para el pago de capital) a una tasa similar a la de licitación de proyectos la implementación de sistemas de producción limpia, relocalización por motivos ambientales, cumplimiento de la normativa legal ambiental, procesos de emisión de certificados de carbono y proyectos de eficiencia energética.

El Banco Popular y de Desarrollo Comunal (BPDC) de Costa Rica ha realizado el lanzamiento de productos financieros verdes en cuatro áreas: vivienda sostenible, energías limpias, inversiones en tecnologías para producción más limpia y gestión del agua. La entidad ofrece plazos hasta de 15 años y tasas de interés a partir del 14%, según el proyecto. Adicionalmente mediante el Programa “Cuenta de Ahorro Verde” el BPDC se compromete a destinar un monto similar al saldo ahorrado por cada cliente, que se utiliza para financiar proyectos amigables con el ambiente.

El Banco Multisectorial de Inversiones (BMI) de El Salvador, ha implementado un Programa de Reconversión Ambiental y Energías Renovables, que busca contribuir a la reducción de la contaminación ambiental, y a un uso más eficiente de los recursos de las PYMES industriales, además de generar  fuentes de energías limpias.  A través de este programa ofrece asistencia técnica rembolsable y financiamiento de hasta un 80% de las inversiones con una tasa fija y plazos acordes a la inversión a realizar, con un máximo 15 años. Los proyectos que son financiables son cambio de flota de transporte más económicas y menos contaminantes, reducción de las aguas residuales; nuevas tecnologías de producción que permitan reducir la cantidad de emisiones,  entre otras.

En conclusión, por su peso en sus sistemas financieros locales los Bancos Nacionales de Desarrollo están llamados a desempeñar un papel importante en el financiamiento de una economía de bajas emisiones y en la promoción del desarrollo sostenible. Un aspecto crítico en la viabilidad financiera de los proyectos, es la evaluación del riesgo ambiental, por lo que se requiere desarrollar una “ingeniería financiera” o “transformación” de productos financieros existentes de manera que aumente su eficiencia.