Regístrate

Fondo Verde para el Clima

El Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés), fue adoptado como mecanismo financiero de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés) a finales de 2011. Su objetivo es contribuir de manera ambiciosa a la consecución de los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático de la comunidad internacional. Con el tiempo se espera que este instrumento se convierta en el principal mecanismo de financiamiento multilateral para apoyar las acciones climáticas en los países en desarrollo.

En diciembre de 2009 se propuso la creación del fondo y recién en diciembre de 2010 se tomó la decisión de establecerlo. Fue en la décimo sexta sesión de la Conferencia de las Partes (COP, por sus siglas en inglés) de la CMNUCC, realizada en Cancún, que las partes decidieron establecer el Fondo (decisión 1/CP.16). En esa misma sesión, también se decidió que el Fondo iba a ser diseñado por un Comité Transicional.

El Comité transicional está compuesto por 40 miembros, 15 representantes de países desarrollados y 25 de países en desarrollo. Se reunió cuatro veces durante el 2011 y, de acuerdo con los términos de referencia (Anexo II de la decisión 1/CP.16), presentó en la décimo séptima sesión de la COP en Durban un reporte para su consideración y aprobación.

El Fondo fue establecido por decisión 3/CP.17, que aprobó un Instrumento de Gobierno para el Fondo, anexado en dicha decisión. El instrumento de gobierno preliminar fue adoptado y fue diseñado un plan de acción para el proceso transicional hasta la COP 19. El fondo será una institución legalmente independiente con su propia Secretaría dirigido por un Secretario Ejecutivo, a ser definido.

La junta directiva del fondo se reunió por primera vez en agosto de 2012 y sus modalidades se deberán acordar a lo largo de 2012 con el objetivo de que el fondo esté operativo a principios de 2014.

La Junta del Fondo de 24 miembros estará integrado por un número igual de representantes de países desarrollados y en desarrollo seleccionados por los grupos regionales de UNFCCC. Se incluirá un miembro específico para el grupo de países menos desarrollados (PMD) y uno para el grupo de Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID). Dos Co-Presidentes de la Junta serán elegidos por los miembros de la Junta para servir por un período de un año, uno de ellos de un país en desarrollo y otro de un país desarrollado.

El Banco Mundial actuará como administrador fiduciario provisional para los tres primeros años del Fondo, funcionando bajo la dirección de y con responsabilidad ante el Comité de Transición. Un fiduciario permanente será seleccionado a partir de entonces en un proceso abierto y competitivo. Expertos técnicos integrarán una secretaría interina para proveer apoyo técnico, administrativo y logístico a la Junta hasta que la Secretaría del fondo sea establecida.

El fondo contribuirá a la consecución del objetivo último de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. En el contexto del desarrollo sostenible, el Fondo promoverá el cambio de paradigma hacia un desarrollo con bajas emisiones y resiliente al clima mediante el apoyo a los países en desarrollo para limitar o reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a los impactos del cambio climático, teniendo en cuenta las necesidades de los países en desarrollo, en particular aquellos que son vulnerables a los efectos adversos del cambio climático.

El Fondo tratará de maximizar el impacto de sus recursos para la adaptación y la mitigación, y buscar un equilibrio entre los dos, mientras que se promueven co-beneficios ambientales, sociales, económicos y de desarrollo y se adopta un enfoque sensible al género.

El fondo apoyará proyectos, programas, políticas y otras actividades en todos los países en desarrollo de UNFCCC. El fondo financiará actividades para la habilitación y soporte a la adaptación, mitigación (incluyendo REDD+), desarrollo y transferencia de tecnología (incluyendo CCS), capacity building y la preparación de informes nacionales.

Los países también contarán con el apoyo para la búsqueda de enfoques programáticos y basados en proyectos de acuerdo a las estrategias y planes de los países (tales como las estrategias de desarrollo con menores emisiones, acciones nacionales apropiadas de mitigación, planes nacionales de acción de adaptación, los planes nacionales de adaptación y otros).

El fondo es una entidad operacional del mecanismo financiero de CMNUCCC. Los países receptores pueden presentar propuestas de financiamiento a través de las Autoridades Nacionales Designadas. Los países receptores tendrán acceso directo a través de entidades de implementación acreditadas subnacionales, nacionales y regionales, que propongan y establezcan, sí las mismas cumplen determinadas normas fiduciarias. Las modalidades de acceso aún no se han acordado.

También se puede acceder a financiación del Fondo Verde para el Clima a través de entidades de implementación multilaterales, tales como los bancos de desarrollo multilaterales y los organismos de las Naciones Unidas.

También se establecerá una participación del sector privado para que el fondo financie directa o indirectamente actividades de ese sector. Las autoridades nacionales designadas, que pueden oponerse a las actividades del sector privado, han de garantizar que los intereses del sector privado están alineados con las políticas nacionales climáticas.

Las partes interesadas son definidas en el Instrumento de Gobierno del fondo como actores del sector privado, organizaciones de la sociedad civil, grupos vulnerables, mujeres y pueblos indígenas.

El instrumento de gobierno incluye dos representantes de la sociedad civil y dos del sector privado como observadores activos en todas las reuniones de la Junta, aunque no podrán votar en las tomas de decisión. Las normas para la participación tendrán que ser decididas, como también las modalidades de participación de las partes interesadas. La secretaría interina ha invitado a presentar alternativas de modalidades para la participación de observadores.

En ausencia de un acuerdo a largo plazo de las fuentes de financiación del cambio climático, el mayor reto del fondo será asegurar una financiación suficiente y sostenida. Hay más de 50 temas que la Junta tendrá que abordar a través de su programa de trabajo, y algunas partes interesadas han manifestado la necesidad de encontrar procesos inclusivos y responsables para llegar a un acuerdo sobre las prioridades del fondo. Algunos han señalado la necesidad de acordar un modelo de negocio para capitalizar el fondo, acordar el acceso y las pautas de asignación, y poner en práctica la función de rendición de cuentas. La importancia del Fondo de centrarse en las instalaciones del sector privado, y encontrar maneras efectivas de aprovechar la experiencia y las capacidades del sector privado en su operacionalización. La tarea más importante de la Junta será la de recuperar el impulso perdido desde diciembre de 2011.