Regístrate

Biblioteca

Búsqueda de recursos

Palabras clave

Filtros de Búsqueda

 

La diferencia entre ‘teoría’ y ‘práctica’ es que en teoría no hay diferencia entre teoría y práctica, pero en la práctica, sí la hay”1. Hasta hace poco, la historia de los bancos públicos de desarrollo (BPD) en América Latina podía citarse como ejemplo de esa noción, porque a pesar de su razón de ser teórica, en la práctica estaban frecuentemente asociados a un desencanto generalizado. Ello se justificaba por décadas de malos manejos y politización de las instituciones, lo que conducía a distorsiones en el sistema financiero, a pérdidas financieras y, en última instancia, a desequilibrios fiscales.

Sin embargo, a partir de iniciativas recientes, ha renacido el interés por los BPD como instrumentos de política pública, dado el potencial de estas instituciones para apoyar el desarrollo socioeconómico, y gracias también al hecho de que han tenido un mejor desempeño en los últimos años.

Se plantean entonces nuevas preguntas. ¿Qué tan relevantes son los BPD dentro de los sistemas financieros, y cuál fue su rol en la crisis financiera global de 2008–09? ¿Qué arreglos institucionales han posibilitado un mejor funcionamiento de ciertas entidades? ¿Qué dice el acervo de evaluaciones de impacto sobre su actuación? ¿Cuáles son los instrumentos financieros y no financieros más efectivos? ¿Pueden los BPD contribuir a enfrentar los desafíos del mañana, entre ellos la adaptación al cambio climático y su mitigación?

Esta segunda edición de nuestra serie Instituciones para la gente busca responder a esas preguntas sobre la base de la evidencia reciente de América Latina y el Caribe. En particular, en el libro se analizan los retos y las oportunidades de los BPD en la coyuntura actual; se identifican los factores institucionales conducentes al logro de sus objetivos financieros y de política pública; se evalúa el impacto de sus operaciones, y se apoya el desarrollo de nuevos instrumentos.

Para que realmente pueda haber un cambio de paradigma, será necesario que los BPD continúen los esfuerzos de fortalecimiento institucional y de mejor desempeño operacional y financiero, y sobre todo que demuestren su impacto en el desarrollo. La experiencia señala la importancia de un examen continuo para asegurar que los arreglos institucionales sean conducentes a su eficacia y su sostenibilidad a largo plazo. Esperamos que el enfoque comprensivo e integral del libro resulte de utilidad para losgobiernos y los BPD, así como también para académicos y formadores de opinión interesados en lograr un financiamiento adecuado y sostenible para el desarrollo de la región.